chile, licitación, transantiago, transporte público
Imagen: César Mejías

A once años de su estreno, ¿qué cambios se le harán al Transantiago con la nueva licitación?

En febrero pasado, el Transantiago cumplió once años. Y aunque muchos quisieran que jubilara, el gobierno lanzó las bases de la futura licitación que pretende convertirlo en un sistema que responda a las necesidades actuales de los pasajeros y la ciudad.

Tags | chile, licitación, transantiago, transporte público
Los intentos por mejorar el sistema han sido varios y costosos, siendo los subsidios el más renombrado. De hecho, entre 2009 y 2017 se invirtieron US$5.172 millones en subvenciones, casi cinco veces el presupuesto del Costanera Center.
Relacionadas

A más de una década del estreno del Transantiago, el sistema se prepara para la que será su mayor renovación y no solo una “manito de gato”. Los cambios buscan que subirse a un bus sea una experiencia de otro nivel (y al fin nos olvidemos de las tan queridas micros amarillas).

Los intentos por mejorar el sistema han sido varios y costosos, siendo los subsidios lo más renombrado. De hecho, entre 2009 y 2017 se invirtieron US$5.172 millones en subvenciones (equivalentes a $ 3.408.089.400.000 pesos chilenos. Una cifra hasta difícil de leer), casi cinco veces el presupuesto del Costanera Center. ¿Y cómo se han beneficiado los pasajeros? Con el precio rebajado de los pasajes y con una tarifa integrada para los buses con el metro, según el Directorio de Transporte Público Metropolitano.

Sin embargo, las críticas y la evasión son pan de cada día. Por eso, el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones (MTT) presentó las bases de la próxima licitación para mejorar el sistema en vez de jubilarlo a 10 años de su estreno. ¿De qué se trata?

Nuevo rayado de cancha para los operadores

La necesidad de mejorar el sistema de transporte público de Santiago no es nueva. Por eso, el gobierno anterior lanzó una licitación, pero durante la actual administración fue declarada desierta, porque se consideró que el proceso fue “improvisado”.

Antes que te preguntes por qué no se continuó con este esfuerzo por mejorar el servicio, la razón es que ese plan no consideraba licitar los sistemas de pago. Para entender esto, hay que ver cómo funciona el modelo actual del Transantiago, el que fue diseñado en 2005:


Modelo actual del Transantiago. DTPM.

Lo anterior significa que los recorridos de los buses se les asignan a los cuatro unidades de negocios con operadores privados, los que pueden operar en varias comunas del Gran Santiago.

Por ejemplo, la empresa Metbus es la que está a cargo de una unidad que tiene los recorridos 500 y J, que circulan por quince comunas: Maipú, Pudahuel, Cerro Navia, Lo Prado, Estación Central, Quinta Normal, Santiago, Providencia, Vitacura, Las Condes, La Reina, Ñuñoa, Macul, Lo Barnechea y Peñalolén.

En cambio, la nueva licitación considera el siguiente esquema:


Nuevo modelo actual del Transantiago. DTPM.

La propuesta de la nueva licitación es que estas unidades de negocio aumenten de las actuales cuatro a diez, y que los operadores en vez de tener 1.000 buses en promedio, como es ahora, tengan 300 buses. O sea, la gracia es que existan más empresas para fomentar la competencia, solo que cada una con menos buses a cargo. ¿Y para qué?

Para facilitar la gestión del sistema y fiscalizar que cada empresa cumpla su programa, según el MTT. Y por eso, ahora los contratos pasarán de durar diez años, a cincos.

Tener mayor competencia también significa que existan más recorridos, ya que la idea es que cada una administre menos servicios y todas diseñen otros para los sectores en donde no hay cobertura de buses, evitando que muchos recorridos se concentren en una sola empresa.

Otro cambio planteado en la licitación es la creación del proveedor de flota. Esta figura hará posible que existan empresas, o proveedores, que podrán ser dueñas de los buses, y que se los podrán pasar a los operadores como una manera de fomentar la competencia en la licitación. ¿Y cómo?

Porque así podrán ingresar más operadores que no necesariamente tienen una flota, pero sí las capacidades para gestionar una.

El modelo de negocios también cambiará. Hasta ahora, los operadores reciben un pago por los kilómetros recorridos y pasajeros transportados. En cambio, la nuevas bases plantean que el pago se realice de acuerdo con tres ítems y diferentes ponderaciones: pasajeros (30%), operación por kilómetros (45%) y energía (25%). Esta última estará segmentada dependiendo de la fuente de energía o tecnología que tenga el bus y los kilómetros recorridos. ¿Qué se busca con esto?

Mayor eficiencia energética

Con esto, se busca que las empresas tengan buses menos contaminantes, que son los que cumplen con la llamada norma Euro VI, que tiene varias ventajas.


Bus que cumple la norma Euro VI. Transantiago.

Primero, esta norma rige para los buses que si bien son diésel, contaminan diez veces menos que los “tradicionales”, porque tienen filtros más modernos que evitan la emisión de hasta un 66% de material particulado (MP 2,5) —que al ser más fino que un pelo humano, es capaz de llegar a la sangre de las personas- y hasta un 80% de emisiones de óxido nitroso.


Material Particulado 2,5 (MP 2,5). Ministerio de Medio Ambiente

En Santiago, el recorrido 213e ya tiene buses que cumplen esta norma y que circulan por seis comunas, entre Puente Alto y Santiago. Incluso, a fin de año habrá 500 buses con norma Euro VI y otros 200 eléctricos.

Además, como la meta es aumentar los buses con esta tecnología, Transantiago acaba de ser premiadopor la Coalición de Clima y Aire Limpio (CCAC, en inglés), una agrupación de instituciones gubernamentales, privadas y civiles que promueven la protección del medio ambiente. El motivo que llevó a nuestro sistema de transporte público a ganar el reconocimiento fue que estableció que los nuevos buses que se sumen a la flota desde 2019, sean Euro VI.

¿Y cuáles serán los cambios para los pasajeros?

El cambio sustancial del Transantiago estará a nivel interno, pero también se busca mejorar la experiencia para los usuarios, porque, ¿a quién no le ha pasado que debe esperar media hora o más hasta que pase un bus?

Por esta razón, la idea es que los pasajeros cuenten con buses con un mejor estándar de calidad. ¿Y qué hará esto posible? De acuerdo con las bases, tener buses que estén en mejor estado, menores tiempos de espera, nuevos recorridos con menos transbordos y nuevas herramientas para comprobar la frecuencia de los buses.

Y dentro de la “mejor calidad” se contempla: accesibilidad universal, aire acondicionado, buses menos contaminantes, cámaras de seguridad, una cabina de seguridad para el conductor, cargador USB en los asientos y flota eléctrica. En los paraderos, también se aumentarán los paneles informativos para que no te pierdas (y no seas el próximo John Travolta).

¿Qué te parecen los cambios que busca la nueva licitación?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
Comentarios
juan antonio garcia sanchez | 2018-10-09 | 10:57
0
increíble que demoraran una década en hacer funcionar de forma decente el sistema de transporte, desde el año pasado empezó recién a mejorar, sin duda el transantiago sera recordado como un gran fracaso, y eso que aun es un sistema que no se sustenta por si solo, y que cada cierto tiempo necesita sumas millonarias para subsidiarlo.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.