periodismo, medios de comunicación, prensa, redes sociales, crisis, internet, publicidad, paula, pulso, terra, qué pasa, el gráfico, el post, la nación, pulso, copesa
Imagen: César Mejías

La caída del cuarto poder: ¿por qué están desapareciendo los medios?

Los medios de prensa enfrentan una tormenta perfecta que está acabando con el periodismo independiente de calidad. En su ausencia, una serie de peligros acechan a la sociedad. El Definido te explica qué está pasando, por qué importa y qué puedes hacer para ayudar.

Por Marco Canepa @mcanepa | 2018-06-19 | 07:00
Tags | periodismo, medios de comunicación, prensa, redes sociales, crisis, internet, publicidad, paula, pulso, terra, qué pasa, el gráfico, el post, la nación, pulso, copesa
El rol del periodismo independiente y de calidad es más importante hoy de lo que fue nunca, pues sirve como faro y ancla en un océano de información cambiante y contradictoria, y sin embargo, nunca estuvo más amenazado que ahora.
Relacionadas

La Nación. Terra. Pulso. Qué Pasa. Paula. El Gráfico.

En los últimos años hemos asistido al cierre, uno tras otro, de importantes proyectos periodísticos dentro y fuera del país, que nos han tomado completamente por sorpresa; sumado a incontables despidos masivos en otros medios de gran tradición como TVN o Canal 13.

Desde afuera, la ciudadanía puede tal vez entender que pequeños emprendimientos periodísticos o rancios y polvorientos medios que han caído en la irrelevancia puedan encontrar su fin en la era digital pero, ¿cómo es posible que medios de gran prestigio, alto nivel de conocimiento, enorme lectoría, plena vigencia y que forman parte de uno de los mayores conglomerados de medios del país no sean capaces de sostenerse en pie?

Y más importante aún: ¿importa realmente? ¿no hay acaso suficientes medios ya? ¿no son los medios tradicionales meros portavoces de los grandes poderes económicos? ¿no tenemos, para informarnos, miles de pequeños sitios web realmente independientes y suficiente información a través de las redes sociales?

La respuesta es que su desaparición sí importa y es sumamente grave, pues la compleja telaraña de dificultades y presiones que enfrenta el mundo del periodismo (tanto tradicional como digital) para mantenerse rentable, amenaza no solo su independencia y hasta su propia existencia, sino incluso la de la propia democracia, al derrumbarse uno de los pilares que permiten su buen funcionamiento: un cuarto poder libre y vigilante que controla tanto al Estado como a las grandes empresas.

Veamos cómo llegamos hasta esta situación:

1. Internet, de promesa a verdugo

En sus comienzos en la década de los 90, internet ―por entonces lenta y con webs de compleja creación― fue vista por los medios tradicionales solo como un canal más a través del cual acceder a las masas, uno más económico, instantáneo y universal, lleno de posibilidades futuras. Sin embargo, la baja resolución de las pantallas, poco apropiada para la lectura y la lentitud de carga de imágenes y videos, mantuvieron a esta plataforma siempre como una alternativa secundaria e inferior.

Sin embargo, la aparición de las pantallas planas de alta resolución, la internet de alta velocidad y los smartphones cambiaron todo esto, llevando a un marcado declive de los canales tradicionales de información. La lectoría de los medios impresos cayó en picada y, en la medida que audio y video se hicieron más fáciles de compartir, también lo hicieron los ratings de televisión y radio. A su vez, sitios casi gratuitos enfocados en la búsqueda y compra-venta de artículos, automóviles y propiedades, destruyeron el lucrativo negocio de los avisos clasificados, que representaban el grueso de los ingresos de los diarios. Repentinamente, entrar en el mundo digital no era ya una apuesta, sino un imperativo.

Simultáneamente, apenas una década después de la irrupción de la internet y cuando muchos medios recién daban sus primeros tímidos pasos en el mundo digital, la red global mutó a lo que por entonces se llamó la “web 2.0”, en que lo mismos usuarios comenzaron a generar su propio contenido a través de blogs y redes sociales. Esta nueva era fue recibida como una revolución de las comunicaciones (y lo fue), al democratizar por vez primera la creación de contenidos. Lo anterior se vio, naturalmente, como algo positivo: más ojos vigilando al gobierno y las empresas. Menor posibilidad de cooptar las fuentes de información por parte de los grandes poderes. Mayor variedad de contenidos y puntos de vista. Mayor instantaneidad de la información. Inteligencia de masas. Pocos previeron en aquel entonces cómo esta nueva fuerza podría utilizarse también para el mal.

Si bien este repentino y exponencial crecimiento de fuentes de información significaba un evidente riesgo para la prensa tradicional, al enfrentarse a millones de nuevos competidores, se asumió que la calidad, frecuencia, riqueza y profundidad de contenido que solo el periodismo profesional puede proveer, serían suficientes para mantener su predominio sobre la avalancha de nuevos e informales creadores. Se creyó que la gente seguiría prefiriendo informarse a través de estos medios (solo que en su versión digital) y los anunciantes seguirían prefiriendo gastar su dinero en estas plataformas y no en las “bitácoras” personales de anónimos estudiantes con demasiado tiempo libre en sus manos. Y al menos por un tiempo, tuvieron razón.

La distracción de las masas

Sin embargo, la prensa no contaba con el modo en que el desmesurado crecimiento de las redes sociales como Facebook, YouTube, Twitter, Instagram y Snapchat, provocaría un cambio cataclísmico en el modo en que las personas interactúan con la información. Si hasta entonces el lector o auditor siempre había debido ir hacia la fuente de prensa para poder informarse (generando “tiraje” de medios escritos, “rating” en la TV y radios, y “clicks y páginas vistas” en los sitios web; números fundamentales para cobrar por la publicidad allí alojada), el creciente tiempo que la gente empezó a dedicar a las redes sociales provocó un marcado declive en la audiencia de los medios, que repentinamente comenzaron a verse obligados a “salir a buscar” a los lectores a las RRSS y motores de búsqueda (tráfico social y referido), en lugar de esperarlos cómodamente en sus propios canales (tráfico orgánico y directo).

Pronto, la necesidad de cosechar millones de likes en sus fanpages y amasar followers en sus cuentas de Twitter y Facebook, se volvió trascendental para los medios, para lograr arriar a sus esquivos lectores a sus sitios oficiales, único lugar en que podían extraer ganancias a cambio de su arduo trabajo. La gente ya no visitaba sus portadas, sino que veían (o no) pasar sus titulares mezclados entre las actualizaciones de sus amigos y desconocidos en sus “muros” y “timelines”, ahogándolos entre una avalancha de información.

Esta caída del tráfico directo a manos de los gigantes de internet, significó el primer golpe para la aún incipiente industria de los medios digitales, pero aquellos que supieron adaptarse y trabajar bien las redes sociales, lograron mantenerse a flote e incluso vieron crecer sus números, al utilizar el propio poder de los vínculos sociales para acceder a nuevos lectores. Poco sabían que lo peor estaba aún por venir.

Los algoritmos de la muerte

El problema de atraer público adquirió matices de crisis cuando Facebook, la mayor red social a nivel mundial, decidió implementar una serie de opacos algoritmos para “priorizar” el contenido “relevante” para sus usuarios. Desde su implementación, poco importaba ya la reputación del medio, sus millones de inscritos como seguidores o la relativa importancia de la noticia para la sociedad: a partir de ese momento, el nivel de interacción de los primeros usuarios en ver la noticia en sus muros, comenzó a definir casi en su totalidad la posibilidad de que la red social mostrara dicho contenido a otros usuarios.

La aparición de estos algoritmos (que pronto fueron replicados por otras redes sociales) provocó un desplome instantáneo del alcance de las noticias publicadas en los fanpages de los medios, con el consiguiente desplome de lectoría en sus sitios oficiales.

Irónicamente, los algoritmos poco hicieron por mejorar la calidad de los contenidos para los propios usuarios, pues cada vez fueron más las cadenas, memes, chistes y hoax (engaños), los que comenzaron a dominar los timelines y muros de los internautas, que por inclinación natural los compartían con mayor frecuencia, haciéndole creer a los algoritmos que esto era “contenido relevante”.

Pronto, los medios comprendieron que si querían seguir existiendo, tendrían que incorporar a los “memes” dentro de su pauta noticiosa y empezar a asemejar sus titulares a este tipo de contenidos basura. Competir por crear titulares llamativos no era en absoluto un terreno desconocido, ya que siempre han buscado aumentar su impacto por esta vía, pero en esta nueva era el tema tomó ribetes patológicos. Afuera quedaron la objetividad y la necesidad de transmitir el máximo de información posible en un título breve y objetivo; en la era de los algoritmos, las afirmaciones categóricas, los vacíos de información y las promesas excesivas, se volvieron la fórmula para atraer clicks. Caso ejemplar de esto fue el sitio UpWorthy, que prácticamente redefinió las normas para titular una noticia y dio origen con sus titulares al término clickbait (carnada de clicks).

Pagar por ser leído

Cada nuevo cambio en los algoritmos de Facebook, provoca un tsunami en los medios que viven del tráfico que logran derivar desde su plataforma, y los cambios rara vez van en favor de los creadores de contenido. La inundación de noticias falsas, memes y contenido de escasa calidad que los algoritmos accidentalmente provocaron, llevaron a Facebook a intentar corregir el problema castigando todas las publicaciones surgidas desde fanpages, privilegiando así los contenidos de los amigos de los usuarios, y castigando por consiguiente a los medios de comunicación profesionales. La más reciente medida anunciada por Facebook (que aún no entra en efecto), es sacar por completo los contenidos originados desde fanpages del muro de sus usuarios y situarlos en otra pestaña. Esto, con toda probabilidad, terminará de llevar la lectoría orgánica de noticias en esta red social a valores cercanos a cero.

Así, los medios que siguen buscando cosechar lectores entre los usuarios que ya prácticamente ni salen de sus redes sociales, no tienen más alternativa que “promover” sus contenidos, es decir, pagar por ser leídos, reduciendo aún más sus ya escasos márgenes de ganancias. Por su parte, para Facebook, asfixiar el alcance orgánico de las noticias se transforma en un negocio redondo: mientras menos muestra las noticias, más deben pagar los medios por alcanzar a la misma cantidad de lectores.

En la última vuelta de tuerca a este modelo, Facebook, Google y Apple han lanzado sus propias “plataformas de noticias”, llevando a algunos medios asociados a publicar sus contenidos de manera íntegra en estas redes sociales en lugar de derivar tráfico a sus propios sitios. Lo anterior ha hecho a estos sitios casi completamente dependientes de los ingresos publicitarios que puedan extraer desde los anuncios dispuestos en estas plataformas, que como veremos en el siguiente punto, dejan bastante que desear.

2. Publicidad a precio de huevo

Si la pérdida de lectoría generada por las redes sociales ya resultaba catastrófica para los medios de prensa, fue la masificación de la publicidad en este tipo de redes y motores de búsqueda la que terminó de sellar su fatal destino.

Es bien sabido que tan solo unos segundos en televisión pueden costar millones de pesos para los anunciantes, y que un anuncio a página completa en un diario impreso, cuesta también una pequeña fortuna. Esto comenzó a cambiar con la llegada de internet.

En los inicios de la prensa digital, sin embargo, el cambio de plataforma no parecía augurar demasiados problemas para los medios. La publicidad a través de internet, si bien mucho más económica que la que se cobraba por su contraparte física, tenía el potencial de los grandes números: aunque a menor costo, millones de clicks compensarían fácilmente unas cuantas miles de suscripciones en formato físico, y sin duda, a medida que los anunciantes se fueran traspasando a este nuevo formato, el costo de dichos anuncios digitales iría en aumento.

Con lo que no contaban los medios, era con que Google comenzaría a desarrollar su propia plataforma publicitaria (Adwords en su motor de búsqueda y Adsense para banners en sitios), y que ofrecería a los anunciantes la posibilidad de publicar sus avisos a un costo infinitamente inferior. Si un banner en un medio como Emol.com puede costar cientos de miles y hasta millones de pesos, mostrar el mismo banner a una cantidad similar de usuarios, a través de miles de sitios y blogs que tienen instalado el código de Google, cuesta sólo unas decenas de miles de pesos. Más aún, mientras los medios están limitados al perfil de público que los lee, Google puede alcanzar a cualquier tipo de usuario en cualquier país del mundo, distinguiéndolos por sus hábitos de navegación, perfiles, ubicación e incluso el tipo de software y hardware que utilizan.

Pronto Facebook siguió los pasos del gigante de las búsquedas, ofreciendo su propio servicio de avisos publicitarios. Si Google podía perfilar a sus lectores por sus búsquedas y movimientos en internet, Facebook contaba con sus perfiles completos, fotos, amistades, viajes, encuestas online y un sinnúmero de datos con los cuales podía construir audiencias increíblemente específicas. Un nivel de sofisticación prácticamente imposible para un diario o revista digital, no importa qué tan masiva sea.

Así, los medios comenzaron a sufrir una creciente fuga de anunciantes, viendo decaer sus ganancias y estrecharse sus márgenes hasta entrar en números rojos. No pocos medios experimentaron con instalar los banners de Google dentro de sus propios sitios, solo para descubrir a poco andar que los pocos centavos de dólar (o décimas de centavos de dólar) que conseguían con cada visita o click, hacían imposible subsistir con esta herramienta. Ocurre actualmente que mientras los medios hacen todo el trabajo pesado, caro e intensivo en mano de obra de investigar, reportear, redactar y publicar; son las redes sociales y agregadores de noticias las que perciben los ingresos del tráfico que esas noticias generan. 

El golpe de gracia, finalmente, vino de la mano del creciente uso de ad-blockers o bloqueadores de anuncios, que impiden la carga de la publicidad en los sitios web, anulando casi por completo la posibilidad de obtener ingresos por esta vía.

3. El incómodo intermediario

Aunque son casi desconocidas para el común de los mortales, las agencias de medios juegan, sin embargo, un rol fundamental para los medios masivos que viven de la publicidad, pues son estas las que intermedian entre los anunciantes (las marcas que desean hacer publicidad) y los medios donde se publicarán sus anuncios.

La promesa de las agencias a sus clientes es encontrar el mejor “mix de medios” donde poner sus campañas publicitarias, acertando lo más precisamente al público objetivo de la campaña y obteniendo la máxima exposición al menor costo posible. Lo anterior, sin embargo, está lejos de ser lo que realmente ocurre.

En primer lugar, el modelo de cobro de la mayoría de estas agencias corresponde a un porcentaje de la inversión publicitaria de sus clientes, por lo que tienen a nivel estructural un incentivo perverso para encarecer las campañas que les proponen. Así, resulta muy tentador incluir en sus planes de medios una serie de formatos y plataformas de alto costo y cuestionable efectividad, pero que les permiten inflar el costo de la campaña y, por consiguiente, su propia comisión. Esto, en todo caso, no resulta malo para los medios tradicionales, que como vimos anteriormente, no pueden competir con la costo/eficiencia de la publicidad digital en redes sociales.

Por otro lado, casi todas estas agencias operan con un sistema de “bonificaciones” o “comisiones” que cobran a los medios y plataformas publicitarias, a cambio de incorporarlas dentro de sus planes. Dado que estas agencias manejan la llave de la inversión publicitaria de sus clientes, lo anterior les da un poder casi monopólico para imponer sus condiciones a los medios, que deben acceder a entregar hasta un 40% de sus ingresos publicitarios a cambio de seguir siendo recomendadas a los avisadores.

Si lo anterior ya resulta complejo para cualquier medio, el caso es aún peor para los pequeños emprendimientos periodísticos que aún no amasan una cantidad de lectores suficientes para resultar atractivos para las agencias. Estas últimas prefieren mantener un stock limitado y probado de proveedores, que les resulta más fácil de administrar. No existe ninguna ventaja para una agencia en tener que relacionarse con cientos de pequeños sitios que no superan el millón de lectores mensuales, por lo que en muchas ocasiones simplemente los ignoran. Así, la mayoría de los sitios emergentes, sin importar la calidad de su contenido o público, queda automáticamente fuera del circuito publicitario y sólo puede aspirar a entrar si ofrece un tipo de contenido tan especializado, que resulte ideal para situar ciertos tipos de anuncios, junto con un generosa bonificación para la agencia en cuestión.

4. ¿Calidad o cantidad?

Enfrentados a lectores ausentes, algoritmos penalizantes y fuga de anunciantes hacia la competencia de bajo costo, los medios se han visto obligados a llevar sus costos al mínimo, con importantes reducciones de personal, y a maximizar las posibilidades de “acertar” con una noticia viral y/o posicionarse bien en buscadores, a través de crear la mayor cantidad posible de noticias al día.

Atrás quedó la época en que un periodista dedicado podía pasar semanas investigando un caso (cosa que, en todo caso, siempre fue una rareza en el mundo del periodismo). Hoy en día, incluso en un medio con altos estándares editoriales, lo normal es que se exija a un periodista completar dos o tres notas al día, y no es raro que la expectativa de producción llegue a superar la decena y hasta la veintena de artículos diarios. Por supuesto, para cumplir con semejante ritmo de producción queda muy poco espacio para investigar, reportear en terreno, entrevistar, contrastar visiones o cuestionar datos. En muchos casos, el trabajo consiste simplemente en copiar y pegar las “noticias de agencias de noticias” (Reuters, Associated Press, EFE, etc.) lo más rápido posible, cambiando solo el título y bajada del artículo; razón por la cual no es raro encontrar la misma noticia, con la misma redacción (y los mismos errores), en varios medios a la vez.

Lo anterior, sin embargo, desperfila a los medios, cuyo contenido se vuelve genérico e irrelevante, perdiendo así valor percibido ante sus lectores, lo que genera un círculo vicioso entre la pérdida de lectores y la necesidad de crear más contenidos para contrarrestarlo.

Por otro lado, los medios que se esmeran en mantener un alto estándar editorial y generar solo contenido de calidad, enfrentan un complejo panorama: el buen trabajo periodístico y la producción de fotos, animaciones, infografías e ilustraciones son caros, los tiempos de producción de cada noticia son largos y el resultado en términos de lectoría, en la mayoría de las ocasiones, no es superior al de un “meme” o un artículo de farándula o sensacionalista. Así, estos medios deben subsistir llevados a su mínima expresión y debiendo soportar períodos de grandes pérdidas, ocasionalmente compensadas por “buenas rachas” fruto de algún acierto noticioso o un ciclo económico especialmente benéfico.

5. El fin de la independencia

La debacle publicitaria provocada por la irrupción de las redes sociales ha llevado a los medios a explorar una serie de caminos alternativos para intentar asegurar su supervivencia. Lamentablemente, la mayoría de los experimentos ha resultado en fracaso o han implicado importantes sacrificios para la integridad o efectividad de estos proyectos editoriales.

Uno de los primeros efectos de la caída en los ingresos publicitarios que trajo internet fue, irónicamente, una creciente concentración de la industria, mediante una incesante seguidilla de cierres, fusiones, absorciones y reducciones.

Si bien es cierto que antiguamente las altas barreras de entrada para echar a andar un medio (costos de imprenta, distribución, equipamiento televisivo, licitaciones de señales) dificultaban la competencia, una vez que se ponían en marcha, la mayoría de los medios competentes tenían su subsistencia más o menos asegurada, y su influencia social no podía sino ser significativa, volviéndose naturales receptores de las atenciones de avisadores y figuras públicas. La abundancia de avisadores, a su vez, les permitía mantener cierta independencia editorial, ya que no se debían a nadie en particular (más que a sus propios dueños) y la relativa seguridad comercial aseguraba que existiera una limitada, pero suficiente, variedad de medios como para cumplir eficientemente el rol de cuarto poder (al menos en democracia).

Hoy en día, en cambio, la infinita competencia con casi nulas barreras de entrada, permite a casi cualquiera competir, pero a casi a nadie sobrevivir con un proyecto editorial serio y de largo plazo. Así, los medios tradicionales se han concentrado peligrosamente en manos de pocos magnates y grupos internacionales, volviéndose además crecientemente dependientes de un grupo cada vez más reducido de anunciantes, con el consiguiente peligro para su independencia.

Muchos nuevos proyectos editoriales, por su parte, han surgido al alero del mecenazgo de figuras, movimientos o partidos políticos, y su subsistencia depende casi íntegramente de los aportes de sus benefactores. Lo anterior explica la abundancia de nuevos medios que han abandonado casi por completo el rigor periodístico y la ya de por sí tenue neutralidad que intentaban mantener los medios tradicionales, optando en cambio por líneas editoriales de marcado sesgo ideológico y escaso rigor periodístico, arrastrando a la prensa al periodismo de trincheras, que ha afectado severamente su credibilidad.

Otro camino para la sobrevivencia consiste en ofrecer servicios de content marketing a empresas. Este consiste en que el medio desarrolla para las marcas los contenidos publicitarios que éstas publican en sus propios blogs o sitios corporativos. Este tipo de servicios ofrecen cierta estabilidad comercial, pero escaso margen de ganancia y suelen obligar a distraer gran parte de los recursos humanos de la empresa a generar estos contenidos, con la consiguiente desmotivación de los periodistas y distracción del objetivo central del medio, que además pierde independencia.

Una alternativa cada vez más frecuente que están explorando los diarios digitales, es el uso de “paywalls” o muros de pago, que obligan a los usuarios a suscribirse a cambio de poder acceder a una parte o la totalidad de los contenidos de un medio. Desgraciadamente para quienes optan por este modelo, son muy pocos los contenidos que un medio puede desarrollar que no sea posible encontrar en otros medios, y las leyes de derechos de autor no impiden a otros medios parafrasear el contenido de dichos artículos para ofrecer sus principales conclusiones a sus propios usuarios sin pagar nada. Además, al igual que ocurre con aquellos medios que han optado por solicitar donaciones, solo una minúscula minoría de los usuarios de internet está dispuesto a pagar por los contenidos que consume, y la mayoría de las veces lo hará sólo cuando no puede obtenerlos de otra manera.

Si bien algunos modelos de donaciones y muros de pago han tenido relativo éxito en EEUU, esto se debe a que se trata de un país altamente bancarizado y de altísimos ingresos, donde la cultura de compras digitales está bien asentada. El panorama para los medios sudamericanos es, en cambio, bastante menos auspicioso: la penetración bancaria es relativamente baja, al igual que el ingreso per cápita y hay una extendida cultura de la piratería, dejando poco espacio para que la generosidad de los lectores alcance para mantener al medio en marcha.

6. Fake News y lo que pasa con el poder sin contrapesos

Desde la chocante victoria de Donald Trump en la carrera presidencial de Estados Unidos, del Brexit en Inglaterra y de una serie de populismos en otros países desarrollados, en su mayoría conseguidas gracias a noticias falsas diseminadas a través de redes sociales, el rol de estas plataformas en la democracia y en el modo en que se informan (o desinforman) los ciudadanos, ha estado en la mira de las autoridades y la prensa tradicional. Es que luego del escándalo de Cambridge Analytica, que desnudó cómo se habían utilizado los perfiles, información personal y hábitos de navegación de millones de personas para alimentarlas con noticias falsas y teorías conspirativas financiadas por el gobierno ruso ―para así desequilibrar y dividir a los ciudadanos de la potencia del norte― la inocencia e idealismo con que por décadas se evaluaron las acciones de los gigantes de la tecnología finalmente se resquebrajó, dejando ver que algunas de sus malas prácticas y negligencias, han resultado nefastas para la democracia y estabilidad de los países que las han cobijado.

Nos encontramos, hoy en día, en un mundo en que es cada vez más difícil distinguir los hechos de la ficción, la verdad de la mentira, la opinión de los datos; donde los medios de prensa tradicionales y serios van en franca retirada, quedando en su reemplazo un periodismo de aficionados, dispersos en millones de micromedios cuyos contenidos se distribuyen de manera selectiva a grupos aislados de personas seleccionadas mediante algoritmos, creándose tantas “realidades” como audiencias haya. Lo anterior ha permitido a los líderes y poderosos sin escrúpulos desafiar incluso el sentido común y las más básicas certezas de la sociedad y crear realidades paralelas ajustadas a sus intereses; poniendo en duda las denuncias de la prensa independiente, cada vez más escasa y debilitada, con total impunidad. Lo anterior es la receta ideal para el autoritarismo, el populismo y el colapso de la democracia.

¿Qué podemos hacer?

El rol del periodismo independiente y de calidad es más importante hoy de lo que fue nunca, pues sirve como faro y ancla en un océano de información cambiante y contradictoria, y sin embargo, nunca estuvo más amenazado que ahora. Sin embargo, no hay vuelta atrás: internet, las redes sociales y sus algoritmos llegaron para quedarse, al menos hasta que algo nuevo las desplace.

Hasta entonces, los medios seguirán luchando por subsistir y lo único que como lectores podemos hacer, es seguir premiándolos con nuestras visitas a sus sitios web, agregándolos a nuestros favoritos, páginas de inicio y escritorios, para no olvidar visitarlos a diario; apagar nuestros ad-blocks para no privarlos de su principal fuente de ingresos (la molestia de un aviso publicitario es el menor de los males a pagar); comentar y compartir sus noticias en las redes sociales, para ayudarles a mejorar su alcance y, donde exista la posibilidad, suscribirnos de manera pagada para contribuir a su labor, pues como dice el dicho, quien pone la plata pone la música y queremos que sigan trabajando para nosotros. ¿No?

¿Estás de acuerdo con este análisis? ¿Qué estrategia debiesen seguir los medios? ¿Cómo podemos contribuir como lectores?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Claudio Lorca | 2018-06-19 | 14:40
10
Una triste realidad, agravada aún más por el deseo de buena parte de las personas de buscar en Internet, únicamente opiniones o falsas noticias que apoyan su forma de pensar, llevando a la sociedad a ser cada día más intolerante. Muchos se encierran en sus propios dogmas, encuentras apoyo y material sin ningún sustento ni comprobación y llegan a concluir que todos quienes no piensan como ellos están equivocados.
Un gran artículo... a compartirlo.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2018-06-20 | 00:31
1
Eso, porfa!
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Francisco Gonzalez | 2018-06-19 | 18:43
5
Disfruté mucho leyendo el artículo... mi formación es muy lejana al periodismo, sin embargo pude percibir ese espíritu del periodismo abnegado e íntegro que lucha por subsistir en un mundo corrupto (así bien Hollywoodense). XD
Bromas aparte, me imagino lo difícil que debe ser embarcarse en un proyecto periodístico de calidad en estas circunstancias. Soy un lector del definido desde hace mucho (cuando decidí dejar de ver las noticias en la tele) y espero que continúen siempre trabajando de la misma forma en que lo vienen haciendo, son lo máximo para informar sobre temáticas que suben el ánimo y con esos resúmenes que sirven para “estar al día” sobre algún tema contingente.
Un gran abrazo (con RT incluido)
responder
denunciar
apoyar
Gracias a ti por leernos Francisco!!
responder
denunciar
apoyar
Francisco Álvarez | 2018-06-19 | 22:33
4
Tiene toda la razón, revisando lo que publican otros medios sobre el mismo tema llego a la misma conclusión.
Así que ya, chicos/as, me convencieron. ¿De cuánto será la suscripción?
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2018-06-20 | 00:30
1
Podemos pedir lo que queramos? O_O
responder
denunciar
apoyar
Francisco J. Lastra | Colaborador | 2018-06-20 | 15:39
2
Your firstborn child, muahahahaha.
responder
denunciar
apoyar
Andres Avila | 2018-06-20 | 03:51
2
Tengo miedo de mi futuro.
responder
denunciar
apoyar
gif Comentario destacado por El Definido
Fer HT | 2018-06-20 | 11:39
6
Excelente artículo! Es muy interesante conocer un poco sobre cómo ha cambiado la prensa y deja mucho en qué reflexionar sobre nuestro rol como lectores. De entrada ya desactivé definitivamente los bloqueadores de anuncios para su sitio, además de que seguiré recomendando la lectura de lo que publican.
Aún cuando no soy chileno, ni tengo el gusto de conocer su país, muchísimos artículos de El Definido me han resultado muy ilustrativos y me encanta leerlos, muchas gracias por seguir escribiendo. Saludos desde México
responder
denunciar
apoyar
Qué bonito saber que nos leen de otros países!! Muchos saludos para ti Fer!
responder
denunciar
apoyar
Diego Ignacio Zuñiga Mendia | 2018-06-22 | 19:00
0
QUE LO LEA EL EDITOR Y EL PERIODISTA DEL ARTICULO. No estoy de acuerdo con el análisis, en su mirada negativa dado que su enfoque es que hay un culpable de financiar. Lo cierto es que cambiaron las condiciones. Lo segundo cierto es que los medios masivos años antes de la existencia de internet caen en los titulares más pomposo para captar polémica. Es por eso que leo El definido, pq tiene un enfoque claro de sumar a la sociedad. En ese sentido es la primera vez que me topo con un articulo con mirada negativa acá.

Lo clave que no mencionan es que la adaptación de los informadores es clave y está ocurriendo: Se trata de crear marcas de información que buscan captar usuarios/clientes que valoran su propuesta de valor y desde allí explotarlo. Hoy es lo que le falta a el definido, trabajar su base de usuarios, su marca generar ese branding potente para el que tiene capital. Hoy en Instagram están apareciendo medios de comunicación serios que lo que buscan es una conexión en ideales con personas y por eso los siguen (analizar los canales instagram empresas de comunicadores venezolanos).

Esto no es el fin de la independencia...este articulo suena a una analogía de "nos vamos a quedar sin trabajo por culpa de la tecnología" y eso...es una mirada muy miope de la sociedad. Con respeto.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2018-06-22 | 23:57
5
La nota explica un problema y señala como ayudar. Lo hemos hecho muchas veces cuando hemos explicado crisis, guerras, escándalos, etc. De hecho si buscas “explicativas” veras que la mayoría tratan temas negativos. Este nunca ha sido un diario Hello Kitty que le haga el quite al lado negativo de la realidad.

En cuanto al contenido, no te culpo por minimizar el problema, porque no trabajas en el rubro ni comprendes su complejidad.

El problema no esta en conseguir lectores fieles que valoren el medio. Eso es relativamente fácil, nosotros lo hemos logrado con creces y en tiempo récord.

Pero sumar lectores, incluso si te valoran, hoy en día no significa INGRESOS. ¿Pagas por leernos? No. ¿Pagarías una suscripción? Probablemente no. ¿Tienes adblock prendido? 50% de probabilidades de que sí. Nos lees directo o nos sigues en redes sociales? Si eres como la mayoría, es lo segundo. Entonces, ahí está el problema.

Tu ejemplo de medios que tienen exito en instagram es decidor: medios de INSTAGRAM. ¿Donde lees la noticia? En instagram. ¿Quien gana la plata? Instagram. No el medio. Uno puede hacer contenido chorísimo y tener millones de followers, pero los ingresos que obtendras por esa vía son risibles para el costo que significa sostener un medio. Y estás a merced de los algoritmos de instagram.

Es obvio que el mundo cambia y todo debe irse adaptando a los cambios, y eso trae mucho de bueno, pero también muchos riesgos y problemas, y lo primero para afrontarlos y resolverlos es entender el problema, que es lo que busca este artículo.
responder
denunciar
apoyar
Diego Ignacio Zuñiga Mendia | 2018-12-16 | 14:00
0
Gracias por tu respuesta. Jamas me han enviado un correo preguntando si me suscribiria pagado al definido. Eso muestra como no testeado nisiquiera las hipotesis de como debe operar su modelo de negocio.
Yo SI pagaría una subscripción al definido, más que por la de cualquier otro diario de emisión nacional, pq lo que ofrece el definido NO LO ENCUENTRO en ningún otro lugar. 3000 pesos al mes probablemente.

Yo promuevo el definido en casi cada conversación de temas de contingencia donde termino hablando del poco accountability que tienen los medios masivos respecto de el impacto de sus sensasionalismos.

Yo insisto, él articulo hace un juicio. Parte de la base que se esta derrumbando, probablemente pq observar objetivamente la casa propia, es más difícil que hacerlo con el resto, en que lo hacen genial.

La versión correcta de este articulo en la linea editorial de el definido sería: "4 grandes medios cierran sus puertas ¿esta todo perdido?: aquí 3 ejemplos de modelos de negocio de prensa que triunfan en el mundo de nuevas reglas digitales"
responder
denunciar
apoyar
Marcelo Pérez Dalannays | 2018-06-23 | 15:16
1
Buen artículo, aunque muy largo. Demasiado. Y un poco fatalista. Pero vamos que criticar lo hace cualquiera, y yo vengo a proponer.

La tecnología y rrss han puesto en jaque a varios rubros o modelos, pero unos han surfeado mejor la ola, o como dicen «mientras unos lloran, otros fabrican pañuelos». Al periodismo le falta innovación y juntarse con gente de otros rubros que vea las cosas desde otro ángulo. Su romanticismo por el papel y extensos párrafos de texto es el principal obstáculo en tal sentido. Es lo que llamo la "trampa del formato". «Sentimentality is probably the biggest enemy for the magazine business» decía D. Carey en un art. del NY Times sobre el futuro de revistas de papel y periodismo de investigación.

Hoy es el tiempo de la imagen. Esto no quiere decir que los medios estén de más, sino que deben reformularse. No el “qué”, sino el “cómo”. Los humanos somos 60% visual learners y la gente ya no lee (“You Won’t Finish This Article” como tituló Slate.com a uno bien interesante sobre el tema). Hace años me tocó ir a una charla de Mariana Santos (The Guardian) en seminario de "Hacks/Hackers Chile", donde comentó que los contenidos más vistos son animaciones interactivas de 1,5 mins máx, y que el futuro de los medios está en la alianza periodista/ diseñador/ desarrollador. Esa es una gran pista. Pictoline es otra: como dice su creador, la apuesta es que la imagen es protagonista, no acompañante de la noticia. Su gigantesca popularidad y viralización se basa en resumir y/o relatar una noticia en imágenes, especie de infografía (otro medio que ha reemplazado al mamotreto de texto. Ver abrumadoras estadísticas a favor de imagen en “por qué a tu cerebro le gustan las infografías”, NeoMam) y su modelo de financiamiento es distinto a todos los que menciona este art. de El Definido (“Conoce cómo se financia Pictoline”, clasesdeperiodismo.com, 29 ago. 2017). Finalmente, no despreciaría a Instagram como puntal para conseguir financiamiento: yo mismo hago dibujitos, ofrezco dibujos a pedido y mis ingresos por esa sola vía ya rebasaron la línea del $1 millón mensual. El punto es usar una rrss como trampolín, no como casa. Que ellos trabajen para ti.

En suma: si el periodismo y medios quieren subsistir, preservar la democracia, etc., deben concentrarse menos en el producto (contenidos, noticias, etc) y más en lo que rodea al producto, desde la forma en que se cuenta una noticia hasta la forma de financiarla, sea como el Mercado Paula Gourmet (principal fuente de ingresos de la revista antes de su fusión con La Tercera) o generando instancias paralelas como eventos o talleres. Mientras no den ese paso, cualquier medio será percibido como “más de lo mismo”. ¡Saludos!
responder
denunciar
apoyar
Serafín Ezequiel Papagno Leal | 2018-06-24 | 19:21
1
Soy un asiduo lector de este medio informativo. Creo que el método de suscripción pago (sensatamente), es lo mejor para apoyar y financiar la información que cada uno elige. Lo masivo es una realidad y es que somos muuuuchos seres humanos en el planeta. Pero a pesar de todo sigue existiendo mi libertad individual de elegir aquello que me interesa. No es responsabilidad de los avances tecnológicos, que me resultan fascinantes (algunos); el que suceda todo ésto. También la heterogeneidad es parte del nuevo paradigma social. ¿Que se hace cada día más difícil diferenciar los buenos de los malos? Lo que es importante de aquello que no lo es? Cierto. Pero yo soy responsable de lo que hago y elijo. También comprendo cabalmente las dificultades de quienes se dedican a este trabajo de informar y facilitar la reflexión de los lectores. Por éso creo que hay que apoyar a quienes, como la plantilla del Definido, buscan transmitir información en la forma más honesta y positiva posible. No solo denuncias, si no que también las soluciones posibles. Necesitamos estar informados, pero debemos utilizar nuestro criterio y sentido común (tan desprestigiado). Gracias por sus esfuerzos.
responder
denunciar
apoyar
José Arcángel Salazar Delgado | 2018-06-24 | 21:29
0
Como mexicano lo que pienso es: "Ojala caigan en el hoyo mas profundo que encuentren y ahí se queden". Los medios de mi país siempre han sido serviles al poder de turno, vendiendo sus páginas al mejor postor. Hubo casos como el del nefasto gobernador de mi estado, Javier Duarte de Ochoa, donde se documento un obsceno gasto en publicidad dirigida a periódicos para que le fueran favorables. Y ese es solo un caso de miles.

Ahora bien, cuando hablaban de cualquier cosa mas o menos especializada, siempre cometían errores. El periodismo de este país ha sido de muy mala calidad.

Ahora bien, creo que el futuro va a venir adjunto al desarrollo de blockchain, probablemente las noticias tendrán que venir firmadas de multiples entidades para validar su autenticidad. Quiza estos nuevos intermediaros cobraran por publicidad o exposición. También creo que google y facebook van a terminar siendo partidos por los entes reguladores de USA.
responder
denunciar
apoyar
Alan Ordóñez | 2018-06-25 | 13:09
2
Buen artículo! Lamentable la situación actual de los medios informativos e increíble cómo la gente comparte cantidad de "noticias" de 1 párrafo en donde ni siquiera hay fuentes y en su mayoría son clickbaits.

En general sigo los blogs y sitios que me interesan por RSS pero leo los feeds abriendo los links en el navegador y obviamente con el adblocker desactivado oprque sé que de alguna forma ayuda a su financiamiento.

Sigan así y ojalá poder pasar este mal periodo de la sobreinformación que a la larga pasa a jugar en contra en muchos aspectos.
responder
denunciar
apoyar
Mauricio Lorca Muñoz | 2018-06-25 | 22:01
1
¡Qué buen análisis! Hace tiempo que sabemos cómo fue que una campaña de desinformación mediante contenidos dirigidos a usuarios de redes sociales (pensemos sólo en Facebook) hicieron ganar a un loco de remate como Trump en Estados Unidos. En Chile sucedió lo mismo, con las campañas "Chilezuela" y "Caval", haciendo realidad la 2a presidencia de Piñera, apoyada por la mentira de los "Tiempos Mejores".
Me parece que lo único que podemos hacer, quienes estamos "desconectados de la Matrix" y nos preocupamos por la calidad y veracidad de la información que recibimos, es seguir las sugerencias del autor, para apoyar aunque sea en algo los ingresos que permitan a algunos medios vivir para hacer su trabajo.
Al leer el artículo, entiendo lo sucedido en Canal 13 y varios otros medios que hemos visto desaparecer. El denominador común, desde el diario La Época hasta Revistas Paula y Qué Pasa es la falta de ingresos por publicidad, donde las gigantes redes sociales actúan como esponjas. No queda otra que la suscripción directa y ver los avisos publicitarios. El costo de bloquearlos es tener acceso sólo a la información que los dueños de las redes sociales quieran entregarnos.
responder
denunciar
apoyar
Cristian Ovalle | 2018-06-27 | 22:10
0
Buen artículo! Tener muchos medios pequeños independientes y de calidad es fundamental para la democracia! Por algo se les llama el cuarto poder.
Se necesitan para combatir las #fakeNews o posverdad, y el poder de los grandes.
Como ayudar? Personalmente, comparto los buenos artículos en FB y twitter, y me suscribo cuando el valor es razonable. Esto último creo que es la mejor solución, ofreciendo una version de página de carga rapida y limpia, sin publicidad. No necesitan cobrar demasiado me parece, y es la mejor forma de apoyar la buena prensa.
Hay que hacerlo, o terminaremos leyendo solo noticias en emol y copesa!
responder
denunciar
apoyar
Matias Infante | 2018-07-31 | 18:49
0
Lo más cierto de todo este artículo es lo referido a las agencias de medios. Qué basuras!
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.