Hagamos visibles a los líderes que empujan barreras físicas y sociales
¡Comparte esta historia!
21.6K
personas vieron esto
AYÚDANOS A
LLEGAR A 30.000
torres del paine, discapacidad, aire libre, inclusión, trekking
Imagen: César Mejías

Chileno subirá las Torres del Paine en silla de ruedas. Así no más

A los 18, Álvaro Silverstein sufrió un accidente que lo dejó tetrapléjico. Deportista y entusiasta, no estuvo dispuesto a encerrarse entre cuatro paredes. Hoy tiene 31 años y está a punto de concretar una gran hazaña: subir Torres del Paine en silla de ruedas.

Por María Jesús Martínez-Conde | 2016-12-15 | 07:00
Tags | torres del paine, discapacidad, aire libre, inclusión, trekking
Relacionadas

Muchos hemos escuchado alguna vez (o hemos vivido en carne propia) sobre el gran desafío que significa para cualquiera subir las Torres del Paine. Nos contaron de la prima de la amiga que terminó llorando el día dos. Del cuñado que no pudo más con el frío y casi le dio hipotermia. O de un grupo que pretendía terminar la “W” (uno de los famosos circuitos) en 5 días, pero el cansancio los detuvo más de la cuenta en uno de los campamentos y, finalmente, la terminaron en 7. Es una aventura que inspira y motiva a muchos a prepararse físicamente, a invertir en las mejores zapatillas de trekking y a comprarse ese saco de dormir que cuesta un ojo de la cara. Una experiencia que te hace gozar de increíbles paisajes, que probablemente te enriquece el alma y que, sin duda alguna, vale la pena. Pero que también puede hacerte gritar de dolor y de desesperación al sentirte incapaz de soportar las condiciones extremas.

Álvaro Silverstein, un chileno de 31 años, sabe lo que es sentirse incapaz de enfrentar un sendero empinado o una bajada rocosa. Y lo sabe mejor que nadie, pues a los 18 años sufrió un grave accidente que lo dejó tetrapléjico: tiene paralizado el cuerpo del tronco hacia abajo y, de manera parcial, también sus brazos. ¿Puede alguien con esta situación de discapacidad subir las Torres del Paine?

Álvaro está punto de demostrarle al mundo que sí, pues este mismo domingo parte su avión rumbo al sur y, entre preparativos de último minuto, se dio el tiempo para hablar con El Definido. Éste es el sueño que pretende cumplir la próxima semana.

Una vida adaptada a la silla de ruedas

Álvaro estudió Ingeniería y, una vez salido de la universidad, trabajó 5 años en Chile, pero pronto comenzó a rondarle la idea de vivir fuera. Sabía que California era una sociedad más inclusiva que la nuestra y apostó por un MBA en la Universidad de California en Berkeley (EE.UU.).

“La elegí porque es una universidad súper diversa, cosmopolita, vanguardista en temas sociales, políticos y de discapacidad. Allí fue donde nacieron los movimientos de inclusión para las personas con discapacidad en Estados Unidos. Es un lugar bonito para vivir, de buen clima y muy accesible para mi. La vida allá para una persona que se mueve en silla de ruedas es mucho fácil”, nos cuenta Álvaro. Hoy agradece esta decisión, reside en California y disfruta de los enormes beneficios de esta inclusión.

Aparte de sus estudios, Álvaro dedica parte de su tiempo a una de las cosas que más ama, el deporte. Antes de sufrir su accidente, practicaba rugby, fútbol y esquiaba en nieve y en agua. Pero el estar en silla de ruedas no disminuyó sus ganas de vivir la vida al aire libre y de manera activa: “Vivía y giraba en torno al deporte. Tuve mi accidente y encontré deportes que podía hacer, dada mi discapacidad”, señala.

Estando en Chile, descubrió lo que, poco a poco, se ha transformado en su especialidad: el handbike. La primera vez que vio una de estas bicicletas, que funcionan propulsadas por los brazos, fue en un bar y quiso subirse inmediatamente para probarla. Supo que ése sería su deporte de ahí en adelante: “Me subí, me encantó y desde ahí que lo practico de manera constante”.


Álvaro Silverstein

Recorrer un parque nacional debiese ser para todos

Viviendo en California, Álvaro comenzó a reconectarse con la vida al aire libre, en un entorno natural bastante parecido al de Chile central. Se dedicó a visitar algunos parques nacionales como Yosemite o el Parque Nacional de las Secuoyas: “Allá es todo accesible, súper fácil, cualquier persona puede visitarlos. Da lo mismo si estás en silla de ruedas, si caminas o si eres ciego, está súper bien adaptado”, asegura.

Fue entonces que le picó el bichito de conocer Torres del Paine, ¿sería posible? Álvaro sabía que se trataba de un trekking de alta dificultad y que en Chile las condiciones de accesibilidad no estaban dadas. Pero durante una Navidad en que visitaba a su familia en Chile tomó la decisión y juntos compraron los pasajes. “Estando allá nos dimos cuenta de que no era tan fácil, porque habían pocos lugares a los que yo podía acceder con la silla dentro del parque”, recuerda, aunque eso no le quitó las ganas de conocer los que otros, sin discapacidades, tenían acceso a recorrer.

Álvaro Silverstein

Del Everest a las Torres

Álvaro comenzó a buscar herramientas para lograr su objetivo y encontró algo increíble: la silla que había sido utilizada por una persona con discapacidad para llegar al campamento base del Everest. Si a esa persona la había servido para concretar tal hazaña, ¿por qué no podría él, un deportista, hacer lo mismo en Torres del Paine?

Su nombre es Joellete y se trata de una silla de ruedas diseñada para la práctica de senderismo en cualquier tipo de terreno, pues cuenta con una rueda ancha, un sillón y varios elementos de seguridad como frenos, amortiguación y cinturón. Todo lo necesario para que la experiencia sea lo más cómoda y segura posible. “Es una silla que yo no tengo que propulsar, sino que otras personas que me acompañan en el trekking”, explica Álvaro, porque los mecanismos están diseñados para que la persona que va en la silla sea acompañada por un grupo que, participativamente, lo ayudan a conducir la silla.

“Dijimos ya, compremos esta silla para hacer el viaje. ¡Pero costaba 8 mil dólares! Era bien cara, entonces ahí se nos ocurrió hacer este proyecto: buscar el financiamiento, comprar esta silla, usarla en Torres del Paine y dejarla allá por si otras personas quieren en el futuro hacer este mismo trekking, porque esta silla está habilitada para cualquiera”.

Para llevar su idea a cabo, inició una campaña de crowfoundingy un proyecto que tituló Wheel the World - Torres del Paine, lo que les permitió reunir el dinero, ¡y ya están a punto de partir!

“Puede que nos demoremos el doble, pero al final nos espera un asado patagónico”

¿En qué consistirá la expedición? Álvaro y su grupo realizarán el circuito de la W casi completo. La expedición se iniciará el domingo 18 de diciembre y acabará 5 días después, con un buen asado patagónico en Puerto Natales “con harto vino y cerveza”, nos relata Álvaro. Toda la experiencia será registrada en video y habrá un encargado de tomar fotos en el recorrido.

El gran desafío de la expedición será el segundo día, en que ascenderán las cumbres icónicas de las Torres para tener una de las vistas más bonitas del planeta. Pero toda recompensa implica primero un esfuerzo, pues subir con la silla Joellete será todo un desafío que enfrentarán con compañerismo, fuerza y buen ánimo. “Es una caminata que dura 2 o 3 horas en promedio, pero nosotros creemos que la vamos a hacer en 6 horas, porque pensamos que nos vamos a demorar el doble de lo que se demora comúnmente la gente”, explica Álvaro con entusiasmo.

Luego, subirán a un bote que los llevará al campamento Grey para visitar el Glaciar Grey en kayak. Sí, en kayak, porque Álvaro y su grupo también harán uso de una de estas embarcaciones especialmente equipada para transportar a alguien con discapacidad: flotadores especiales y un respaldo que otorga seguridad a quien lo usa. Y al igual que la silla, este kayak quedará en las Torres para serle útil a otra persona que lo necesite.

Abriendo escabrosos senderos a la discapacidad

Si bien a Álvaro lo impulsó su sueño de conocer las Torres del Paine, la concreción de la expedición tendrá beneficios no sólo para él, sino para toda la comunidad de personas con discapacidad que buscan empujar los límites que le imponen una vida pasiva y con menos oportunidades: “Nosotros, con la experiencia que tendremos con nuestro viaje, dejaremos todo registrado en una página web con lujo de detalle”, nos cuenta. Gracias a esta información, quien quiera en el futuro imitar la experiencia de Álvaro, podrá conocer cuáles fueron los principales obstáculos a los que se enfrentaron, si hubo riesgos asociados o cuál es la mejor forma de hacer las cosas en determinado sendero.

Álvaro está empeñado en dar visibilidad a las personas con discapacidad que les gusta vivir la vida a fondo y disfrutar de la naturaleza, democratizando los accesos, en este caso, a los parques nacionales, aunque se trata de algo que debiese extenderse también a las ciudades.

“No es que las personas con discapacidad no se estén desenvolviendo porque no quieren, sino porque no existen las condiciones para hacerlo”, asegura. Impulsar un turismo inclusivo y acondicionado para todo tipo de requerimientos, es otro de sus grandes objetivos.

También su grupo busca destacar el sentido de compañerismo que requiere la experiencia: “Es poco lo que yo ayudo en el trekking, mis amigos son los que me van a estar guiando. Es una historia bien bonita, ellos podrían haber ido a Torres del Paine por sí solos, pero el hecho de que lleven a una persona con discapacidad y todo lo que significa, es emocionante. Se motivaron el doble y están haciendo un esfuerzo mayor al respecto”.

El domingo 25 de diciembre Álvaro y su grupo vuelven a Santiago después de una expedición que promete ser extenuante, pero también memorable y ejemplificadora para todos quienes creen que una silla de ruedas los ata a una vida puertas adentro. Álvaro prometió a El Definido que nos contará su experiencia a la vuelta, ¡le deseamos suerte y le cobraremos la palabra!

¿Conoces alguna experiencia en el mundo parecida a la de Álvaro?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Matias Infante | 2016-12-23 | 12:23
0
Destacar que también las marcas lo han apoyado. Bien por The North Face por creer que la exploración no es solamente para atletas!
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.