venezuela, maduro, crisis, parlamento, asamblea, desacato, democracia
Imagen: César Mejías

¿Autogolpe de Estado en Venezuela? Te explicamos el duro momento que vive el país

Se trata de una situación compleja, ya que por primera vez, Maduro quedó con todo el poder del Estado para hacer leyes y contratos a su pinta, después de haber declarado a la Asamblea Nacional en desacato.

Por Rodolfo Westhoff @rwesthoff | 2017-03-31 | 12:27
Tags | venezuela, maduro, crisis, parlamento, asamblea, desacato, democracia

Nota del periodista: el sábado pasado, el Gobierno de Maduro anunció una serie de correcciones a las medidas adoptadas, las que después fueron ratificadas por el Tibunal Supremo. Básicamente, se afirmó que los parlamentarios no perderían su inmunidad y que el Tribunal Supremo no asumiría las competencias de la Asamblea Nacional.

Para nadie es un secreto la profunda crisis en la que está inmersa Venezuela. Ya les hemos contado cómo llegó a su severo problema de escasez de suministros, el grave contexto inflacionario que los llevó a crear nuevos billetes, los intentos de destitución del presidente Maduro, etc.

Pero ahora se podría decir que la situación definitivamente se escapó de las manos. No por nada, se está hablando del “quiebre absoluto de la democracia en el país”, de un “autogolpe de Estado” e incluso de la “oficialización de la dictadura venezolana”. ¿Cuál fue la gota que rebalsó el vaso y cuáles son sus repercusiones? No cambies de canal, que en El Definido te lo explicamos.

El desacato de la discordia

¿Se acuerdan de esa vez que escribimos sobre la invocación de la Carta Democrática por parte de la Organización de los Estados Americanos (OEA)? Probablemente no, así que en pocas palabras: consistía en un movimiento sin precedentes de la OEA, con el que se activaría un proceso de “intervención diplomática” para encontrar una salida al problema de Venezuela. No se basaba en acciones muy concretas, pero sí en una potente declaración política que incomodaría a Maduro.

Esta discusión se tuvo a mediados del año pasado y hasta la fecha, dicha carta jamás se “activó”. Y aquí es donde la cosa se pone interesante, porque el pasado 21 de marzo, la Asamblea Nacional (o el Congreso de Venezuela) aprobó oficialmente la activación del proceso de aplicación de la carta.

Por supuesto que eso se sintió como un balde de agua fría para Maduro. ¿Su respuesta? Acusar de traición a la patria a los parlamentarios que apoyaron la moción. Tras esto, y gracias a una denuncia hecha por un diputado oficialista, el Tribunal Supremo (que está compuesto de amiguis designados por el presidente) eliminó la inmunidad de los miembros de la Asamblea (algo así como nuestro fuero parlamentario, que evita que los honorables sean acusados penalmente o privados de libertad sin antes someterse al escrutinio de la Corte de Apelaciones).

¿El quiebre definitivo?

Como verán, las relaciones entre poderes del Estado venían más tensas que Chiqui Aguayo y Alberto Plaza en Vértigo. Y en un movimiento inesperado, Maduro, a través del Tribunal Supremo, declaró a la Asamblea Nacional en desacato, lo que significa que todas las acciones que lleven adelante serán consideradas inválidas. En otras palabras, desintegró el poder legislativo.

Ahora, esto suena terrible, pero tampoco es algo que no haya ocurrido antes en Venezuela. Es cosa de remontarnos al año pasado, en donde el Tribunal Supremo también declaró a la Asamblea en desacato debido a supuestas irregularidades en la conformación de los escaños.

Pero si ya había ocurrido antes, ¿por qué esta vez ha hecho más ruido? La respuesta está en que la vez anterior, el rollo del desacato de la Asamblea se entendió como algo transitorio y breve, sin embargo, esta vez todo el poder legislativo quedó en manos del Tribunal Supremo y desde el ejecutivo aseguraron que se mantendrá así en la medida que persistan las actitudes de desacato e invalidez de la Asamblea.

Es decir, es una acción cuya duración es indefinida y que ya tiene al Tribunal Supremo como reemplazo de los parlamentarios. Además, es la primera vez que una sentencia de este tipo le entrega absolutamente todo el poder a Maduro para hacer las leyes y contratos que le dé la gana.

El mundo se escandaliza

Era de esperar que esto prendiera alarmas en la comunidad internacional y una de las respuestas más contundentes vino desde la OEA, cuyo secretario general, Luis Almagro, hizo una declaración en la que acusó al país de las arepas de haber concretado un autogolpe de Estado.

¿Qué significa eso? Se habla de un autogolpe de Estado (en vez de simplemente un "golpe"), porque es lo que ocurre cuando un lider del país que llegó al poder a través de una vía democrática, asume poderes extraordinarios tras disolver la acción de sus contrapartes, como las del ámbito legislativo.

Por su parte, Perú también se hizo notar al al condenar la ruptura de la democracia en Venezuela y retirar definitivamente a su embajador en el país. En tanto, la Unión Europea pidió un calendario claro de elecciones y llamó a respetar la autonomía de la Asamblea Nacional.

Por mientras, el futuro de Venezuela es cada vez más incierto, ya que se cruzó la línea de la separación de poderes del Estado, algo que en todas partes es interpretado como una dictadura.

¿Cómo podría Venezuela salir de este problema? ¿Crees que la disolución de la Asamblea será algo transitorio o definitivo?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Gonzalo Vergara | 2017-03-31 | 17:08
1
* Comentario ocultado por votación popular.
¿HUBO GOLPE DE ESTADO EN VENEZUELA?

Misión Verdad informa: NO y NO

1. De hecho el parlamento podría volver a funciones en solo dos días, "si quisieran, al salir de su desacato" ( Retirar Diputados de Amazonas, que fueron elegidos fraudulentamente, como quedó demostrado irrefutablemente).

2. No hay golpe de Estado, pues "no hay desplazamiento del Poder legislativo ni de sus integrantes" (disolución). Técnicamente tampoco hay disolución, "pues no está disuelto un parlamento que puede volver a funciones*"

3. El TSJ va asumir de manera accidental y coyuntural funciones de la AN "para cubrir el vacío" de Estado que hay con el poder legislativo a más de un año de su ausencia por auto anulación y desacato. Hay que recordar que la AN no ha funcionado, no ha discutido proyectos de leyes ni cumplido con sus obligaciones institucionales. Su único objetivo es derrocar al gobierno de Maduro.

¡Ruedalo en las Redes!
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2017-04-02 | 10:50
2
Queda claro desde el título de este comentario "Misión verdad informa" de que se trata de un acto de propaganda y no de un comentario neutral de alguien bien informado, pero dado que nuestros lectores pueden ser llevados a engaño, hay que responder:

- Recordemos que aún antes de que se eligiera a la nueva Asamblea Nacional, Nicolás Maduro, en sus propias palabras (y están los videos de él hablando, para quien quiera buscarlos en internet) advirtió que no aceptaría una derrota electoral y que estaba dispuesto a mantener "la revolución chavista" por la fuerza.

- A pesar de esto, la Asamblea Nacional venezolana fue elegida democráticamente, y con abrumadora mayoría opositora, ante el descontento del pueblo venezolano con el gobierno de Nicolás Maduro, que los tiene sumidos en una severa crisis económica. El ejecutivo, para evitar una pérdida absoluta de escaños, intentó impugnar algunos de ellos, precisamente el número necesario para que el MUD (oposición) pudiera elegir miembros del Consejo Nacional Electoral (CNE).

- Si esto se ajustaba a derecho o no, es difícil de decir, porque el Tribunal Supremo de Justicia está totalmente capturado por amigos del Presidente y carece totalmente de independencia, siendo un "brazo judicial" del oficialismo, en lugar de un poder independiente. Por lo tanto, el supuesto "desacato" no es más que una maniobra del ejecutivo para quitar el poder a la AN.

- Ante la hostilidad de Nicolás Maduro y su negativa a trabajar con la Asamblea Nacional, la AN inició un proceso constitucional de destitución, consistente un referendum revocatorio, que reunió en tiempo record casi 2 millones de firmas (solo necesitaba 160 mil). Sin embargo, dichas firmas debían ser corroboradas por el Consejo Nacional Electoral, también dependiente del gobierno, el cual inició una serie de maniobras dilatorias para impedir que se continuara con el proceso, de modo que los plazos para el proceso de destitución no se pudieran cumplir.

- Recientemente el CNE también "pospuso" en seis meses la elección de gobernadores, con diversas excusas, elección en que se esperaba una evidente derrota de los candidatos oficialistas.

- A estas alturas, varios politicos y líderes de opinión opositores que incomodan al gobierno han sido arrestados, siempre bajo la excusa de supuestos actos de corrupción, donde convenientemente, siempre se encuentran armas o drogas en sus vehículos.

- Por otro lado, el gobierno de Maduro ha incorporado a los militares de forma absoluta en el manejo del gobierno, creando un "super ministro" (Gral. en Jefe Vladimir Padrino) por sobre todos los civiles. En la práctica, ha establecido un gobierno militar.

Podríamos continuar con una eterna lista de maniobras del gobierno de Maduro para controlar, debilitar u omitir otros poderes del estado o procesos democráticos, y utilizar a las fuerzas armadas para ejercer el poder, pero todo se puede resumir en una frase:

Venezuela es una dictadura disfrazada de democracia, en que el Presidente y sus amigos ejercen el poder absoluto de manipular las elecciones, juicios, leyes, los medios de comunicación y hasta la constitución a su antojo, y que disfrazan sus acciones de "democráticas" con argumentos que no resisten análisis alguno.
responder
denunciar
apoyar
Mario Céspedes | 2017-04-03 | 09:14
1
Loable tu paciencia al responder!!! yo no habría perdido mi tiempo ni le habría dado bola al personaje en cuestión
responder
denunciar
apoyar
Gonzalo Vergara | 2017-03-31 | 17:26
1
PARA contraINFORMARSE:

1. Venezuela no tiene un sistema parlamentario como los europeos.

2. Tiene cinco poderes en lugar de tres (ejecutivo, legislativo, judicial, ciudadano y electoral).

3. Contrariamente a lo que ocurre en los regímenes parlamentarios, el parlamento no tiene en Venezuela la misma significación que en los sistemas europeos.

4. Se rige por una Constitución que le establece las funciones, así como a los demás poderes públicos.

5. El órgano contralor y máximo intérprete de la Constitución es la Sala Constitucional del Tribunal Supremo.

6. Es de este órgano de donde han emanado las sentencias controversiales.

7. Las sentencias han sido emitidas a solicitud de recurso de interpretación sobre los acontecimientos institucionales que vive el país a partir del momento en el cual la oposición pasó a ser mayoría en el parlamento venezolano.

8. El parlamento se ha extralimitado en sus funciones, ha desviado el poder y la autoridad que como institución tiene, ha usurpado en algunos casos las funciones del poder ejecutivo y desacata las medidas judiciales tomadas con competencia constitucional para ello por el Tribunal Supremo de Justicia.

9. Desde el mes de enero de 2017 la Asamblea Nacional se declaró en rebeldía absoluta.

10. Las sentencias pretenden ordenar jurídica e institucionalmente al Estado frente a un poder que desobedece al Tribunal Supremo y crea conflictos con los otros poderes.

11. En la última sentencia, la Sala Constitucional ha establecido que temporalmente -hasta cuando el Poder Legislativo vuelva a la normalidad- algunas de las funciones de ese poder, necesarias para el funcionamiento del estado, serán asumidas por el Tribunal Supremo.

12. Las funciones parlamentarias se incumplen por omisión o por actos no ajustados a derecho. La sentencia pretende asumir las funciones que, por omisión, impidan el funcionamiento del Estado (ejemplo: aprobar inversiones petroleras con compañías privadas, para lo que es necesario un protocolo que debe ser aprobado conjuntamente por el poder ejecutivo y el legislativo).

13. La Constitución está intacta, el parlamento NO ha sido disuelto, hay total respeto a los derechos humanos, existe plena libertad de expresión dentro del país (cosa de meterse a cualquier sitio web de los principales diarios de papel de oposición, tipo El Mercurio o La Tercera, que son El Universal y El Nacional), la participación política es plural dentro del país, los partidos existen y hay libre acceso a la justicia.

14. Estos hechos demuestran que en Venezuela NO hay golpe de Estado.

Via Paloma Martina Grunert Villegas.

Favor corregir el artículo o eliminarlo.
responder
denunciar
apoyar
Esteban Sierralta | 2017-03-31 | 22:47
1
entonces ¿porque la oea lo califico como tal y tiene el respaldo de la UE y peru? me confundiste más.
responder
denunciar
apoyar
Gonzalo Vergara | 2017-04-01 | 16:09
0
La OEA es una organización detestable. Es una herramienta de EEUU para ejercer poder sobre los demás estados americanos. Echaron a Cuba de la OEA por no adherir al sistema de EEUU. Ya hay antecedentes de dominación ideológica, que sustento le vamos a dar a una entidad así? Almagro es tan nefasto como la propia organización, y esto también lo ha entredicho Mujica, quien fue quien lo puso y respaldó en el cargo. Lo único que hizo la UE es pedir un calendario de elecciones claro, que ya está definido, si en Venezuela hay elecciones periódicas. El gobierno de Maduro terminará en el tiempo correspondiente, y habrán elecciones para ver el siguiente gobernante. Lo que está pasando es que hay un intento de golpe de estado en Venezuela para sacar a Maduro, a punta de desestabilización política, económica y social, con ataques e injerencias externas de países del bando de EEUU (de derecha). Tal como pasó en Chile, los gringos (y lo admiten, hay archivos clasificados sobre este tema) sacaron al gobierno legítimo de Allende, ahora quieren sacar al gobierno democrático de Maduro.
Perú... sigue siendo otro cómplice de estados unidos y de la derecha latinoamericana.
responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2017-04-02 | 11:12
5
Remito a la respuesta que puse en el primer comentario:

1) Todos los poderes del Estado en Venezuela están bajo el control de Nicolás Maduro y su equipo, con la sola excepción de MUD, el único organismo DEMOCRATICAMENTE elegido en todo el aparato estatal venezolano, desde la elección de Maduro mismo (que no ha vuelto a tener elecciones y ha "aplazado" todas las que ya deberían haber ocurrido). Dado que la Constitución, el Tribunal Supremo y el CNE carecen totalmente de independencia, argumentar que hay desacato porque el MUD se resiste a ser castrado y llevado a la irrelevancia y la subyugación por parte del gobierno, es una lógica circular. En la práctica, nadie puede oponerse al Estado en Venezuela o desobedecer a Maduro, sin caer en algún tipo de ilegalidad (y si lo logra, rápidamente se inventa una ley para que vuelva a ser ilegal). Eso no es democracia en ningún país del mundo. (Pero recordemos que en esto de cerrar los ojos a la realidad, no hay límites, y que incluso hay quienes dicen que Cuba es una "democracia diferente").

2) Igualmente, siguiendo el libreto tradicional de los autoritarismos, el autor del comentario desprecia el rol de todo país, organización u organismo mundial que ose denunciar al gobierno de Maduro y decir las cosas por su nombre; con el manoseado y totalmente inverificable argumento de las conspiraciones. Así resulta muy fácil "tener la razón": todo el que diga lo contrario, está conspirando contra mi. El libreto de las "conspiraciones" ha sido utilizado hasta el cansancio por todos los autoritarismos del mundo y forma parte del ABC de los mecanismos de desinformación y propaganda de ellos. Queda claro que el autor del comentario adscribe a uno de estos organismos de propaganda.

3) Si usted no cree en los medios ni en los organismos internacionales, no necesita más que acercarse a cualquiera de los MILES de venezolanos que han huido de su país y se han radicado en el nuestro, y preguntarle la situación de Venezuela, como yo lo he hecho. Allí podrá verificar con lujo de detalles la catástrofe humanitaria, económica, política y social que vive el país.

Si se etiqueta de "golpe" lo que ha ocurrido en Venezuela, queda a gusto de cada uno. Pero que en Venezuela se ha pasado a llevar la democracia, es algo que sólo puede decir quien, por su ideología, no quiere ver la realidad.
responder
denunciar
apoyar
Esteban Sierralta | 2017-03-31 | 22:42
1
terrible lo que esta pasando en Venezuela como dijo el sabio:
el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente. triste que un hombre ambriento de poder mantenga la porfiria de disolver algo que en su momento defendió y que solo se opone por que no se pienza como el o por que el mundo en si no funciona como el desea. la pregunta en cuestión
¿qué ha hecho chile? y ¿Cómo podemos ayudar, yo el común mortal a solucionar este problema?
responder
denunciar
apoyar
Haciendo un análisis muy simple y desinformado, en un país "bien" la gente no anda buscando oportunidades en otros países, ni haciendo colas para comprar pan, como tampoco tienen un presidente por tantos años. Esos tres signos no se si hablan de dictadura o no, pero parafraseando al bombo fica "sospechosa la cosa..."
responder
denunciar
apoyar
Tomás G. | 2017-04-04 | 14:19
0
¿País bien? Tal como dices, bien simple y desinformado tu "análisis". La migración sucede por distintas razones, al igual que las "colas" (recordar el acaparamiento). Y respecto a tener un presidente por tantos años, qué queda de Alemania?

No defiendo el gobierno de Maduro, pero creo que en Chile y el mundo existe una propaganda excesiva anti Chávez-Maduro-Cuba, etc... ¿Las consecuencias? Comentarios como éste.
responder
denunciar
apoyar
Esteban Sierralta | 2017-04-11 | 10:28
0
no se mucho del tema pero si hay gente reclamando es porque algo anda mal o no?
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.