Internet, vida, columna, retro, digital, tecnología
Imagen: Felipe Muhr

La vida en los tiempos sin internet: no la extrañamos

Muchos ya ni lo recuerdan, pero no era fácil la vida antes de que todo el mundo cupiera en tu bolsillo. Hoy Mane Cárcamo hace un recuento, con no mucha nostalgia, sobre la vida antes de la era de internet y los celulares.

Por Magdalena Cárcamo @manecarcamo | 2015-10-26 | 13:00
Tags | Internet, vida, columna, retro, digital, tecnología

El pasado fin de semana me tocó tener largos ratos de espera durante los cuales, lo que más llamó mi atención, fue darme cuenta de cómo ha penetrado internet en nuestra vidas. Abuelos, mamás y niños, sin importar edad o condición social, se encontraban la mayoría del tiempo mirando una pantalla en sus ratos de ocio. Nada de jugar carioca en los aeropuertos, ni leer esas revistas fomes de salud en las consultas del dentista. Mucho LUN, Candy Crush, Vegetta y hasta rosarios rezados por YouTube me tocó presenciar.

Según un estudio de la Subtel, la penetración de internet en Chile supera el 66% lo que significa que 12.000.000 de chilenos tienen acceso a la red que revolucionó el planeta. Hoy es casi inimaginable pensar en un mundo en donde no podamos guglear un significado, psicopatear a un pretendiente o en donde usemos la guía de teléfono para algo más que echarle papel a la chimenea.

Entonces me puse a pensar en todas las cosas que antes eran TAN difíciles y que hoy se han simplificado con esa palabra de 6 letras que nos tienen a todos comiendo de su mano: ONLINE

¿Cómo era nuestra vida antes? Aquí un mini viaje al pasado.

Vuela alto, Espasa Calpe

La caligrafía de nuestros hijos es más fea que el mall de Castro, porque simplemente hoy escriben muy poco a mano. Cuando éramos chicos y había que hacer un trabajo de la Edad Media, el agotamiento mental de lo que se nos venía por delante era devastador. Anda al mueble de los libros, busca la definición en la enciclopedia Espasa Calpe y vamos escribiendo y transcribiendo hasta llegar a llorar por los calambres manuales, manchar con palta el trabajo (porque obvio que tomábamos té mientras lo hacíamos) y finalmente ser testigos de cómo llegaba la noche cuando poníamos el punto final. Y eso si es que el tema estaba en la bendita enciclopedia familiar, porque si no, encontrar fuentes para la tarea resultaba una verdadera odisea. Resultado: letra de monja y paciencia a toda prueba.

Algo que hoy se soluciona con un simple copy paste, ajustar márgenes y título en negrita. ¡Cabros flojos! ¡No se quejen de las tareas de hoy!

Citas a ciegas: riesgo real

En los noventa, las citas a ciegas eran un verdadero salto al vacío. Al abrir la puerta podías ver la gloria o simplemente querer auto provocarte una jaqueca a cabezazos contra la pared, por el adefesio que te mandó esa persona que se hacía llamar tu “amiga”. Al minuto uno sabías que JAMÁS esa persona te iba a gustar, pero igual tenías que inmolarte, conversar de cosas que nunca te interesaron, hacer como que estaba rica esa pizza más seca que escupo de momia y tomarte una primavera con licor simulando entretención.

Hoy con internet puedes saber hasta el Dicom de la persona que te quieren presentar. Revisas su Facebook, Instagram, Snapchat y Tinder. Sabes si el candidato le gusta Arjona (next), comparte frases de Coelho (next), se saca fotos frente al espejo (next) o aún no supera a su ex polola (next).

En los tiempos de internet las citas a ciegas tienen menos adrenalina que una operación de la Doctora Juguetes. Ya todos saben a lo que van.

Si suena el teléfono de la casa, es un HECHO: alguien murió

La última vez que sonó el teléfono fijo de mi casa casi tuve un infarto, me transpiraron las manos y palidecí tanto que parecía andar con permiso del cementerio para salir. Ya nadie llama por teléfono a la casa. Eso es más raro que un happy hour de la Ena con Camila Vallejo.

Antes había horarios para conversar a través del invento de Graham Bell y, si algún personaje osaba a llamar después de las 21:00, su nombre entraba automáticamente en la lista negra de nuestros padres. ¿Y las llamadas a larga distancia? Eran un lujo inalcanzable en donde nuestra mamá medía con cronómetro los minutos que hablábamos, de lo contrario podía significar un período tras las rejas con lo caro que costaba. Además, si la persona que buscabas había salido, eso era todo, no quedaba más que encomendarse a que el susodicho tuviera máquina de mensajes o algún pariente diligente que le transmitiera tu mensaje a su regreso.... y si ese mensaje era un tardío "no voy a llegar a la cita", había que prepararse para una fría temporada en Siberia.

Hoy y gracias a internet, el consumo promedio de minutos telefónicos disminuyó un 9,7% por habitante, lo que implica que invitar a salir, coordinar una reunión, reagendar el turno, pedir un favor a la vecina e incluso pelearse con el jefe, se hace a través de Wasap y probablemente con textos dominados por emoticones más que palabras. J

Waze ha salvado muchos matrimonios

Hace 15 años irse de vacaciones no siempre era sinónimo de jolgorio, alegría y amor familiar. Al terminar de cargar el auto (una actividad que SIEMPRE incluye peleas y estrés)se sumaba esa tarea que según mi INE personal la mayoría de las mujeres hacemos pésimo: LEER LOS MAPAS.

Agarrar la Turistel y ponerse a rezar en silencio para efectivamente lograr que el marido llegara al Valle del Elqui y no a la Araucanía, fue una escena que viví muchas veces… sufriendo. “¿Pero es al este o al oeste?” Pregunta que asumo con total humildad, me resultaba más dificil de responder que explicar en detalle la teoría de la relatividad. Entonces ese lindo momento en el que uno debería ir cantando “Do a deer” se transformaba en un capítulo de “La jueza”, en dónde los instintos de femicidio de mi compañero de isapre se tornaban casi incontrolables.

Hoy con San Waze he logrado evitar aumentar la lista de divorcios en nuestro país y gracias a su creador, el hombre con el que comparto el Scaldassono me mira con más amor que el profesor Jirafales a Doña Florinda. Gracias Waze por favor concedido.

¿Cómo te cambió la vida internet?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Rafael Fribla Castro | 2015-10-26 | 15:23
9
A mi personalmente lo que más ha cambiado es la manera de comprar y de ver televisión. Ahora antes de comprar algo cotizo por internet y si es posible compro por el mismo medio. Sobre la televisión no veo ni TV abierta ni cable, entre Youtube, Netflix y Crunchyroll (algo parecido a un Netflix pero de puro anime :P) armo mi propia parrilla programática (y la veo cuando quiero sin comerciales interminables).

Saludos.
responder
denunciar
apoyar
Leonardo Lopez | 2015-10-26 | 16:02
2
Hay veces que yo echo de menos precisamente eso, la hiperconexión, el que si alguien no me encontraba en el teléfono de la casa era por que sencillamente no podía encontrarme. Claro uno se perdía los chismes y las invitaciones a fiestas, había que ser mucho mas planificado, hoy es la era de la inmediatez, de la info en la palma de la mano.
responder
denunciar
apoyar
Carlos Lopez | 2015-10-26 | 16:13
2
Las Icarito pasaron de fundamentales para hacer tareas, a secar el baño cuando se sube la lavadora... pobres...

responder
denunciar
apoyar
Marco Canepa | Director Creativo | 2015-10-26 | 17:01
5
Pagar cuentas. Ufff, qué suerte que para cuando llegué a la adultez ya se podía pagar online, porque recuerdo a mi madre teniendo que ir a pagar cada servicio a su respectiva ventanilla, pasando antes por el banco para sacar plata, claro.

Lo otro, mucho más reciente: escuchar música y ver películas por streming, sin necesidad de comprar ningún objeto físico. Mis CDs acumulan polvo hace años.
responder
denunciar
apoyar
Rafael Fribla Castro | 2015-10-26 | 17:28
1
Que cierto es lo de pagar cuentas on line. Ya no me imagino haciendo una fila por cada cuenta que hay que pagar.

Saludos.
responder
denunciar
apoyar
Paper Luis | 2015-10-26 | 17:02
3
Uff.. Me cambió mucho la forma de ver y hacer las cosas.
Lo primero es poder aprender por las de uno: ya que con paciencia y ganas, puedes aprender lo que sea... (Y de verdad es lo que sea) Ahora me las doy de cocinero, así que muchos tipos los saco desde las red.
El tema de poder ver peliculas, series, eventos deportivos, etc que no transmiten por TV (Años viendo la lucha libre desde streamings de mala calidad antes que la transmitiese fox sports)
Las dudas se resuelven en segundos, la gente se ubica en segundos, las cosas se saben en segundos... Lo cual hace que perdamos la capacidad de desaparecer. (Eso que era tan entrete, de irte a una parte donde nadie te webee y solo cuando apareces te cuentan las cagadas que pasaron)
No puedo dejar de tener TV, ya que los eventos en vivo son transmitidos por cadenas de TV (Es decir, el futbol, la lucha libre y algunas mma)

Pero la vida: es mejor con conexión...
responder
denunciar
apoyar
Daniela Asenjo | 2015-10-26 | 17:12
4
En mi casa aún hay telefono fijo... y al contrario de lo que dice en la columna, lo usamos harto.

Siempre hay excepciones. :) Lo mismo que con los mapas, nunca tuve problemas para leerlos.

Y aunque cuando chica igual tuve que acudir a la enciclopedia o ir a pedirlas a la biblioteca y además, escribir harto, igual lo pasabamos bn con los compañeros!. jejeje O decir que iba a hacer trabajos a la casa de Pepita... e ir a puro dar jugo! XD

Ahora todo se hace por waza...


responder
denunciar
apoyar
Camila Riquelme | 2015-10-27 | 11:44
1
Yo también ocupo bastante el teléfono fijo y ahora como es ilimitado nadie me para e.e
responder
denunciar
apoyar
Francisco Ibáñez | 2015-10-26 | 18:22
1
El mundo hiperconectado tiene ventajas innegables, por ahí hablaban de pagar cuentas... ni pensar tener que ir a un lugar a pagarlas, buscar un destino donde ir, no conocer las calles antes de estar en un lugar desconocido,no saber frecuencia de transportes, recorridos y un largo etc que hace de nuestra vida una vida mucho mas cómoda... pero yo recuerdo cuando con mis viejos salíamos de vacaciones.. todo el tiempo fuera del trabajo era desconexión y descanzo, recuerdo mis primeras vacaciones.. uff imposible desconectarte, cuanto tuve la suerte de salir de chile me pude desconectar pero en el aeropuerto me esperaban millones de mensajes y llamadas perdidas.
El otro punto es la inmediatez, podemos tener las respuestas del mundo en el celular pero que su vez nos hace creer que sabemos muchas cosas por que es fácil buscarlas...

bueno... a cada época su época..
responder
denunciar
apoyar
Sebastian Landskron | 2015-10-26 | 18:39
2
Toda la razón. ¿Cómo extrañar tener que revisar mil revistas para encontrar información sobre algo, tener que recortarlas y que obligadamente todas las disertaciones en papel craf se convirtiesen en trabajo de toda la familia? Mejor copiar y pegar y lo hago en unos minutos ¿Cómo extrañar tener que ir todos los domingos a la esquina a hablar con el tío del kiosko para no perderse ningún número de la enciclopedia y al final poder empastarla completa? Los kioskos se ven mejores cerrados y rayados ¿Cómo extrañar la sensación de perderse en una biblioteca, de no encontrar lo que se busca y tener que conversar y pedirle a la bibliotecaria que te ayude? Mejor preguntarle a San Google. ¿Cómo extrañar perderse en un viaje, llegar a lo desconocido, enfrentarse a lo inesperado? Mejor que todo salga como se planeó. Sí, definitivamente estamos mejor en este mundo lleno de internet. En donde no se está permitido esperar más de 1 día por lo que se quiere, no se está permitido que existan cosas que desconocemos, no se está permitido gastar tiempo en actividades tan inútiles como el contacto humano. Todo es mejor si se hace de forma rápida, eficaz y eficiente desde una pantalla.
responder
denunciar
apoyar
Magdalena Cárcamo | Colaboradora | 2015-10-26 | 18:57
2
Hola Sebastián! Gracias por tu comentario, pero creo que pones mis puntos de vista en blanco o negro. De hecho hay mucha crítica respecto a la forma de enamorarse de hoy o acerca de cómo todo es copy paste para los jóvenes en la actualidad. No adoro la tecnología, pero tampoco la Satanizo. Considero que se han hecho cosas terribles y maravillosas con la misma herramienta. Lo de los mapas si o si lo encuentro una maravilla! Muchos saludos !
responder
denunciar
apoyar
Emilio Ahumada | 2015-10-26 | 20:00
1
Aprender, lo que más agradezco a internet, concon YouTube aprendí a mantebermantener mi bicicleta como corresponde, aumento los conocimientos para hacer mejor mi pega, aprendo de electrónica, uno de mis hobbies, y cada vez que no se el significado e algo, dan Google al rescate
responder
denunciar
apoyar
Alvaro Lopez B. | Colaborador | 2015-10-26 | 22:09
0
ufff... pagar las cuentas todo el rato! y tambien libros, muchos libros! y el acceso a información inimaginable, es como una enciclopedia Asimovesca! :D

y también, todo el rato, el acceso a música y pelis a gran calidad, y que quizás jamás hubiera podido disfrutar de otra forma por su inexistencia en este pequeño país... :)
responder
denunciar
apoyar
Feña Cartes | 2015-10-26 | 22:15
1
Yo era un tanto enemiga de tener smartphone, me contentaba con mi celular ladrillo con el juego del gusanito y sería... hasta que mis amigos empezaron a irse fuera de Chile... ya han pasado años desde esto, y ya voy en mi tercer o cuarto smartphone, pero agradezco vivir en esta época en la que puedo hablar tan fácil,y al mismo tiempo, con mis amigas del colegio, una en USA, otra en Australia... o con mi amigui de la U en España, o con otra haciendo una pasada en Sao Paulo... no me imagino mandando cartas todo el tiempo y esperando años para saber que ha sido de ellas... se que la amistad se habría resentido en algo, ahora la mantenemos como si estuviéramos al lado, se les extraña igual, pero no tanto.
Es cierto que los avances han sido terribles para algunas cosas, pero como todo en la vida, ya depende de uno dejarse absorber por ella o no.
responder
denunciar
apoyar
Ange Brik | 2015-10-27 | 09:12
1
depende de uno dejarse satanizar por la tecnologia.... en mi caso, todo el mundo me reta pq nunca contesto ni respondo, y ya nadie me llama al celu pq creo que la mayoria sabe que es tiempo perdido, toda la vida con mi telefono en silencio.
Decidi no dejarme invadir por la tecnologia, entre eso esta el dejar el celu de lado. En casa aun hay fono fijo, ya que mis padres viven fuera del mundo tecnologico, las cuentas las paga mi mama, de ventanilla en ventanilla, pq se entretiene.
Intente tener waze, pero no lo logre, mi brujula interna apunta hacia cualquier lado y la verdad que no me molesta. Por perdernos asi fue que fuimos a dar a plena celebracion de la Tirana <3.
Mi casa aun es de esas con diccionarios y muchos libros, con netflix y vod, pq todo puede convivir en perfecta armonia.
responder
denunciar
apoyar
Favio Zúñiga | 2015-10-27 | 11:01
0
Uff, hace un par de semanas perdí mi celular y, en vez de desesperadamente buscar uno nuevo decidí tomarme las cosas con calma y, mientras decidía con tiempo cómo resolver ese problema, hice el experimento de estar toda la semana laboral sin celular. Fue extraño, me di cuenta de bastantes cosas de las que era ciego (como una extraña adicción escondida que se ha desarrollado durante largos años) y pude reconectarme un poco mejor con mi entorno. Salí un par de veces a juntarme con gente con la incertidumbre si es que iban atrasados o si irían completamente, e incluso ni hora tenía porque no tengo reloj de pulsera.

Pero al final fue una interesante experiencia (escribí sobre eso aquí: https://goo.gl/FDhgSI), aunque ya tengo un celular para volver al ciberespacio lo miro con más tranquilidad, menos pendiente de la inmediatez de mensajes o la necesidad de scrollear sin razón alguna. Recomiendo el ejercicio (el estar sin celular, no el perderlo jejejeje) para desconectarse un poco y ver qué pasa.

Saludos.
responder
denunciar
apoyar
Ramón Farias | 2015-10-28 | 09:06
0
Me declaro totalmente un ermitaño, ajajajaja
Generalmente mi teléfono está en silencio y el fin de semana descansa en el velador
por suerte no dependo de un celular para vivir, e insto a mis sobrinos a que jueguen más en la calle a que pasen detrás de un teléfono, aunque igual logro convivir con la tecnología, agradezco el poder pagar las cuentas y no tener que ir a los mall a pagar.
Quizás mi mayor alejo es con los teléfonos celulares, es algo que no puedo comprender como la gente puede pasar pegada a ese aparato todo el día, pero bueno es decisión de cada uno, muy buena opinión.
responder
denunciar
apoyar
Edson Pizarro | 2015-10-28 | 12:58
1
Lo mejor del mundo es no hacer colas para pagar las cuentas.
responder
denunciar
apoyar
Carlita MF | 2015-10-28 | 17:49
2
Yo admito que hay cosas de la tecnología que me encantan. A mí que me gusta escuchar música no-popular-en-las-radios encuentro maravilloso meterse a internet, buscar el album del artista que quieres y encargarlo directamente a tu casa. Cuando chica y quería el cassette de algún cantante no conocido (que ubicaba por MTV o porque algún amigo me lo recomendaba) iba a la Feria del Disco y tenía que aguantar las miradas raras de los vendedores. Igual habían veces que te tocaba un vendedor que ubicaba del tema y te ayudaba ene.

Pero sí admito que extraño el conversar en vivo con los demás. No sólo con los amigos, si no con el señor del negocio de la esquina, con la vecina, hasta con la gente en la micro (mi abuela siempre hacía eso XD). También echo de menos el escribir a mano (lo hago siempre que puedo) y esa sensación de sentirse el más bacán del mundo porque encontraste la info que necesitabas en los libros de la casa.

Admito que vivo en un mundo mezclado. Uso eReader pero también compro las ediciones de libros que me gustan, escucho música en un iPod pero compro los CDs de los álbumes que me gustan, saco fotos con el celular pero imprimo las fotografías de mi cámara (y sí, tengo muchos álbumes de fotos). Es cosa de gustos a fin de cuentas :)


Pd: todavía tengo cassettes en la casa XD
responder
denunciar
apoyar
Rodrigo | 2015-10-30 | 11:18
0
Yo si echo de menos muchas cosas de esa vida...de hecho creo que había mas vida sin tanta parafernalia...
responder
denunciar
apoyar
Silvia Guzmán | 2015-11-02 | 22:14
1
Soy ya setentera, fuí una niña de juegos en la plaza o en la calle con los amigos el barrio, tomé leche en botellas con tapa de cartón y retornables, comencé mi vida laboral tipeando en una máquina de escribir mecánica, escribiendo cartas y grabando casets para enviar a mi familia en Australia, para recibir una respuesta similar al mes siguiente. No era una vida cómoda, había que esforzarse mucho para obtener cualquier cosa.

La gente mayor a veces idealiza el pasado y de verdad confieso que jamás imaginé siquiera que iba a disfrutar de tanta comodidad y de tantas maravillas que no se me ocurre cómo describir. Creo que pertenezco a una generación shockeada... ha sido muy rápido el cambio.

Tal vez lo único que me apena es el estado autista en que vivimos, especialmente los jóvenes, no tienen idea qué o quienes les rodean, no sonríen, no se comunican ni siquiera visualmente.... es una pena, tal vez en algún momento del futuro volveremos a encontrarnos.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.