Teatros independientes, Teatro del Puente, cierre, financiamiento, Consejo de la Cultura

¿Qué hacer con los teatros independientes? La visión de tres protagonistas

A raíz de que el Teatro del Puente publicó que cerrará sus puertas por problemas de financiamiento, se ha instalado el debate sobre cómo debieran ser las políticas públicas para que este tipo de salas no desaparezcan. Aquí las propuestas desde los distintos lados del ring.

Por Antonia Laborde @antonialaborde | 2013-05-09 | 17:03
Tags | Teatros independientes, Teatro del Puente, cierre, financiamiento, Consejo de la Cultura
"Es bueno que exista el teatro comercial, pero no puede ser el único que exista"
Claves
- Cuidar que teatros y centros culturales del estado no terminen generando competencia desleal a los independientes.

- Montar obras por períodos más largos, para permitir más boca a boca.

- Mejorar la difusión.

- Mayor coordinación -profesionalizada- del gremio.

- Involucrar a las municipalidades
Relacionadas

El anuncio de que el Teatro del Puente cerrará sus puertas volvió a poner sobre el escenario la sostenibilidad de los teatros independientes  (que no cuentan con un subsidio permanente), pero por sobre todo aquellas salas dedicadas a ser vitrina de obras emergentes con temporadas cortas y elencos desconocidos. La difícil tarea de mantener en pie esta plataforma de nicho cuando no consiguen adjudicarse un Fondo Nacional de la Cultura y las Artes (FONDART) ha hecho que varios pongan el freno de mano e inviten a repensar hacia dónde vamos... antes de que los teatros independientes se conviertan en una especie en extinción.

Para este artículo, Francisco Ossa y Freddy Araya, dos de los tres administradores del Teatro del Puente (que se cansaron de poner cheques propios para mantener abiertas las puertas), Lucía de la Maza, encargada del Área de Artes Escénicas del Consejo de la Cultura y Pamela López, actriz y gestora cultural, actualmente encargada de Desarrollo Comercial del Teatro de la Universidad Católica, se sentaron por separado a analizar el escenario cultural de nuestro país para plantear lo que, desde su punto de vista, ayudaría a salir de esta crisis. En varias escenas hubo consenso.

Escena 1: El diagnóstico

El principal problema de los teatros independientes es que, contrario a lo que dice su nombre, son dependientes de los fondos concursables y, en menor medida -por el poco riesgo que toman los privados ante lo emergente- de la Ley de Donaciones Culturales, más conocida como la Ley Valdés.

Para Freddy Araya hay dos puntos en los que poner la atención: Cómo acompañar a los teatros para que vayan creciendo hasta que estén listos para sostenerse por sí solos y el impacto que tienen los grandes centros culturales, construidos por los gobiernos de turno, sobre los espacios más pequeños. "No es que esté mal que se construyan grandes espacios, yo creo que es un orgullo para todos tener el GAM, pero hay que pensar las cosas más en un contexto, con una mirada más amplia de qué va a pasar con el resto".

Francisco Ossa, compañero de Araya desde mayo de 2007, cuando sin pensarlo, según ellos,  decidieron hacerse cargo del Teatro del Puente para que no cerrara por la misma razón que hoy baja el telón, cree que también hay un problema de interés y difusión. "La gente no está informada y tampoco siente la necesidad de teatro y cultura. La difusión es fundamental; si uno ve lo que pasa en enero ¿La gente por qué va al teatro y se llena? Porque está plagado de información de lo que se está dando (...) De aquí a 10 años vamos a tener los edificios, pero necesitamos gente que los llene. Por eso, empecemos ahora a decirle a los cabros chicos que esto es entretenido. Yo no conozco a ningún niño que haya ido a ver una función y se vaya con mañas", dice.

La representante del Consejo de la Cultura también ve un problema de público: "Las obras hace veinte años estaban en cartelera seis meses, ahora tienen períodos muy breves que no permiten que el boca a boca funcione. Muchos diarios ya ni siquiera publican cartelera teatral, y otros sólo ponen noticias sobre un tipo de teatro", dice Lucía de la Maza y agrega que "el problema no es que no hayan espacios para el teatro. Las obras se hacen sin pensar en plataformas donde mostrarse, que no necesariamente tienen que ser los espacios convencionales. En regiones está lleno de espacios que hay que llenar. Por lo tanto, la política está orientada a ir avanzando en esos temas que son una necesidad para el sector".

Para Pamela López la discusión de fondo es cómo mantener las salas más allá del público, ya que el ingreso por estos nunca supera el 40% del ingreso total. "La pregunta es ¿Qué tipo de financiamiento debiesen abordar para ese otro 60%? Existen incentivos propios de la política cultural actual que tienen que ver con el apoyo de privados: La ley de donaciones culturales. Este incentivo no le sirve a todos los teatros porque va a depender del tipo de persona jurídica que cada teatro maneje, si es que puede optar o no a la ley de donaciones, y segundo, todos sabemos que es muy difícil de obtener."  

Escena 2: El mea culpa

En un encuentro organizado por actores, pero que contó con la presencia de representantes de varias disciplinas artísticas en el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM), realizado luego del anuncio del cierre del Teatro del Puente, se habló de la situación que atraviesa el teatro independiente. Uno de los puntos que logró mayor consenso fue el reconocer que el gremio es muy individualista y que no existe una instancia de encuentro y conversación entre los distintos agentes para saber en qué están.

Una iniciativa en la participó Pamela López junto a Freddy Araya, Francisco Ossa y varios otros fue la Red de Salas ¿Qué buscaba? Levantar información para identificar los problemas principales sala y organizarse para buscarles una solución. Sin embargo, las salas no entregaban los datos a tiempo, lo que hacía difícil el trabajo de quienes estaban a cargo de la red, que además lo hacían de forma voluntaria en paralelo con todas sus otras labores.

"Primero, nosotros como Teatro del Puente fuimos convocados por el Patio Bellavista para conversar con las otras salas del circuito teatral del sector y consideramos que era una buena instancia así que nos ofrecimos a llevar el caballo. Fue muy, muy, muy difícil porque se suman varios factores: Cada teatro está tratando de empatar siempre porque no hay recursos y porque cada uno piensa en lo suyo y no en una forma global. Después sale lo de la Red de Salas y mismo caso, la gente desconfía", dice Ossa.

Pamela López asegura que parte del problema de por qué no resulta lo de la Red, es que los encargados están tratando de sacar adelante sus propias salas. "Lo otro es que no existe entre nosotros una voluntad de compartir información, el gremio es muy individualista. Para que nosotros pudiésemos analizar una propuesta de subsidio o un fondo especial para el teatro, requeriríamos conocer los presupuestos de todas las salas y que nos imprimieran su hoja de balance, pero no sé si todas las salas están dispuestas a compartir información a ese grado ".

Escena 3: La propuesta

Una de las banderas de lucha que se ha levantado frente a este tema es que el Estado otorgue un subsidio permanente a los teatros independientes. Con esto vienen una serie de preguntas que aún no se resuelven: ¿Por qué subsidio al teatro y no a la literatura u otra disciplina? ¿Quiénes podrían recibirlo? ¿Cómo establecer el monto? etc.

El financiamiento que otorga el Consejo de la Cultura está normado por una ley que no permite la subvención como en otros países, si no a través de fondos concursables. "Creo que tiene que haber una combinación de ambos, subsidiario por una parte, y ser una plataforma de soporte que instale capacidades en compañías, festivales y espacios culturales por otra" asegura De la Maza y agrega: "No considero que el Consejo de la Cultura sea la única institución que deba apoyar económicamente estos espacios, las Municipalidades también tienen un rol que debieran asumir, valorando el aporte que las salas de teatro hacen al desarrollo comunal, incentivando el trabajo con los barrios".

En cuanto a la serie de dudas que se abren respecto al subsidio permanente del Estado, Pamela López, desde la gestión, dice que son problemáticas que hay que empezar a abordar aunque al final se diga que no es viable, pero que se debe abrir el debate para cuestionarlo. "Dentro de eso hay un tema de trasfondo que es cuál es el modelo de política cultural que queremos adoptar en Chile. Hay diferentes modelos, en estos momentos Chile maneja uno que tiene que ver más con un Consejo de la Cultura, que fomenta o pone a disposición fondos concursales y herramientas que es un poco como "hágalo usted mismo". Ahí está el debate de trasfondo: ¿Por qué tendría que el Estado subsidiar a las artes? A mí me gustaría ponerlo al revés de ¿Por qué no tendría que hacerlo?"

Ossa y Araya comparten que hay que estudiar muy bien la propuesta y ver cuán factible es para cada teatro. "Entre nosotros tenemos que definir cómo va a ser esa distribución... es un trabajo largo que nos compete a nosotros antes que al Consejo de la Cultura. Yo creo de todas maneras que debiera haber apoyo del Estado a los teatros emergentes: Si yo tengo una subvención me puedo proyectar en el tiempo, por lo menos para saber que puedo pagar las cuentas, estoy tranquilo y con eso me dedico a crear, y no sólo a crear lo artístico, sino que también de gestión", dice Araya.

Escena 4: Lo concreto

La propuesta del apoyo permanente de parte del Estado a los teatros independientes es a largo plazo, si es que se considera factible y consigue aprobación. A nivel micro también se pueden hacer cosas; por lo pronto, y lo que más consenso genera, es tener la Red de Salas funcionando para lograr que el gremio avance, aunque sea de a poco, en la solución de sus problemas.

La gestora cultural Pamela López propone dos primeros pasos para salir de la crisis:

1) Generar o levantar un grupo que sea capaz de movilizar. Tratar de que esto nos sirva como experiencia para que los del sector de las artes escénicas entendamos que tenemos que actuar como bloque o consensuados. Individualmente no vamos a llegar a ninguna parte.

2) Ir desarrollando un estudio de las políticas culturales actuales, levantar información y realizar un petitorio para presentárselo rápidamente al Consejo de la Cultura y aprovecharse del año de las elecciones, a ver si se gana un par de promesas de candidatos. Primero hay que hacer un diagnóstico del sector y levantar información de las salas: Tocar puertas y que muestren sus cifras.

El primer paso de los administradores del Teatro del Puente es lograr no cerrar sus puertas en agosto. Actualmente sostienen reuniones con la Municipalidad de Santiago y el Consejo de la Cultura, en las que esperan conseguir apoyo para poder sostenerse por tres a cuatro años sin tener que poner ellos de su bolsillo todos los meses.

Paralelamente están conversando con otras salas para generar encuentros permanentes. "El Consejo debiera contratar a alguien que coordine todo esto y pagarle por su tiempo. Creo que también estas propuestas que salen para mejorar el sistema debieran ser pagadas.  En la Red de Salas debiera ser igual, alguien que se haga cargo y obviamente que cada una de las salas ponga de su parte para entregar la información a tiempo", plantea Ossa, quien asegura que si se contrata a alguien, se le puede exigir mes a mes resultados, en cambio si todo se hace por voluntad como funciona hoy en día, si no avanza, no importa.

Por su parte, Lucía de la Maza propone que al corto plazo "se puede informar a los creadores y gestores sobre los instrumentos existentes y fomentar el trabajo en red, la cooperación en pos de un objetivo común. Otros ámbitos del teatro han comenzado a organizarse y desde el Consejo es una manera de facilitar la relación con un medio tan diverso y amplio como el teatro, donde forman parte La Asociación Nacional de Diseñadores Escénicos (ANADES), la de Compañías de Teatro Independiente que alberga SIDARTE, la red de festivales regionales que se formó en enero pasado en el Marco de Cielos del Infinito, y SIDARTE. Con todos ellos hemos trabajado y tienen representación en las mesas que tenemos en el Consejo permanentemente".

Acto final: El cierre

Se habla de que los grandes teatros van "a pescar" al rio Mapocho obras que quieren presentar en sus salas ¿De dónde las sacan? Del Teatro del Puente que pone a disposición su escenario a obras emergentes, sin rostros conocidos y con dramaturgos que se están iniciando, en la mayoría de los casos. Obras como Gladys, La Chancha, HP y Niñas Araña se presentaron por primera vez en el puente, donde apostaron por ellas. La bajada de telón sería muy significativa como una muestra clara de que el teatro emergente no es rentable y solo el comercial puede sostenerse bajo las políticas culturales actuales.

Respecto a que el caso del Teatro del Puente puede desincentivar la creación de teatros emergentes, Lucía de la Maza se limitó a responder: "El Teatro del Puente tomó la opción de programar este tipo de teatro, lo cual le ha dado ese sello que lo distingue y que valoramos; él da esperanza a aquellas compañías y creadores que recién se forman, de que su trabajo puede tener un espacio donde brotar, donde emerger".

Pamela López asegura que lo que está peligrando con esto es el teatro emergente, lo que considera vital, porque sin él no existen después los grandes teatristas."Si no pueden haber espacios de diversidad cultural como es lo que propone la gente joven, vamos a estar lleno de teatros que probablemente tengan líneas programáticas mucho más similares, una clave de éxito que radica un poco en tener uno que otro rostro conocido, con un tipo de obras".

Ossa y Araya dicen que podrían haber cambiado la línea editorial del teatro hace rato, pero que prefirieron cerrar antes de volverse comerciales, apoyando esa línea cuando es de calidad, pero, como piensan todos los entrevistados: "Es bueno que exista el teatro comercial, pero no puede ser el único que exista".

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Ignacio Quintana | Webmaster | 2013-05-09 | 20:15
6
Me quedo con esta frase:

¿Por qué tendría que el Estado subsidiar a las artes? A mí me gustaría ponerlo al revés de ¿Por qué no tendría que hacerlo?

Y rescatar las palabras de guillermo prieto, productor de teatro, "en chile no hay cultura del teatro, no hay nadie que organice la venta de tickets para las compañias pequeñas, y nadie estudia teatro en el colegio." Suele contar como "Londres vive teatro, todos estudian teatro en el colegio, esta lleno de clubes y obras montadas en los barrios de la ciudad, con gente de todas las edades, haciendo teatro en las plazas."

Si nos interesara mas el teatro seguro no habria que pensar en subsidiarlo.

responder
denunciar
apoyar
Agustín Arenas Salinas | 2013-05-10 | 15:23
3
El Arte es algo que tiene que estar en un País que quiere ser desarrollado, los espacios para que nuevas personas en esas areas tengan la oportunidad de darse a conocer tiene que estar.

Siempre he creido que existe un problema en la difusion de estos espectáculos (obras de teatro, danza y demases) por eso cree el sitio www.tuescena.cl donde día a día crece para dar a conocer los espectaculos de cada comuna y región utilizando internet como plataforma.

Disculpen la ortografía pero estoy desde un celular.
responder
denunciar
apoyar
Antonia Laborde | Periodista | 2013-05-10 | 15:35
3
Gracias por el dato Agustín! Internet es una buena plataforma para dar a conocer las actividades, ahora depende de nosotros buscarlas
responder
denunciar
apoyar
Ignacio Quintana | Webmaster | 2013-05-11 | 16:06
2
Hoy sábado se celebra el día del teatro con 32 obras a $1.000
Para los interesados !!!

En el GAM, teatro Antonio Varas, teatro de la palabra y creo que como en 20 salas más
responder
denunciar
apoyar
Konnýk Gatillön | 2013-05-11 | 21:29
2
Y es que sí... todos los grandes teatristas partieron siendo independientes... autosugestionando sus propios montajes... pero no hubiesen podido alcanzar un nicho de "fama" si ninguna sala o teatro hubiese creído en ellos... por favor... que en 10 años más sigan existiendo salas y teatros que apoyen el teatro emergente/under/independiente... Hay que ser la historia y hacer historia... si no... solo será una anécdota y un buen recuerdo para contárselo a los nietos....
responder
denunciar
apoyar
Antonia Laborde | Periodista | 2013-05-17 | 09:40
1
Completamente de acuerdo contigo Konnýk
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.