favelas, brasil, rio de janeiro, narcotrafico, policía, pacificación, políticas públicas

El golazo de Brasil por las favelas: Renovación urbana, social y "favela tours"

Tras 40 años de abandono, Brasil finalmente logró implementar una política pública capaz de erradicar a los narcos y devolverle la vida a las favelas. La iniciativa ha sido tan exitosa, que ha atraído una oleada de turismo e inmigrantes a vivir a ellas.

Por Magdalena Araus @mmaraus | 2013-05-31 | 12:05
Tags | favelas, brasil, rio de janeiro, narcotrafico, policía, pacificación, políticas públicas

Brasil se las jugó.  Será sede de dos importantes eventos deportivos mundiales: la Copa Mundial de Fútbol (2014) y los Juegos Olímpicos (2016). El ser anfitrión, con la responsabilidad que implica recibir y hacerse cargo de la seguridad de miles de visitantes de todo el mundo, fue el catalizador necesario para que, después de 40 años, el Estado impulsara una política pública para acabar con el narcotráfico, la delincuencia y las malas condiciones de vida de las favelas. Es el caso de Río de Janeiro.

Al 2014 se pretende tener 40 Unidades de Policía Pacificadora (UPP) instaladas, hasta mayo de este año llevan 33. Desde el inicio de las pacificaciones, se le ha dado protección a 1,5 millones de habitantes y se espera que unos 900.000 más sean beneficiados.

Ha sido una medida polémica con pros y contras. Un proceso complejo, donde se involucran actores con mucho poder y se irrumpe en una historia con décadas de consolidación. Hoy, con la ocupación de las UPP se ha logrado erradicar a importantes bandas delictuales de las favelas. Eso ha generado mayor seguridad, atracción hacia la zona y un aumento del valor inmobiliario. Aunque también se ha criticado el modelo de intervención del Estado, donde la ciudadanía no ha tenido la voz que quisiera.  A lo largo de este reportaje intentaremos explicar el proceso y sacar de ello unas cuantas lecciones.

Las favelas, ¿desde cuándo?

El origen de las favelas está en la guerra civil que vivió Brasil a principios de su historia como país. Un grupo de 20.000 soldados, luego de ganar sangrientamente la Guerra de Canudos regresaron al puerto de Río de Janeiro en 1897. El gobierno les prometió casas, pero la burocracia hizo todo más lento. Aburridos de esperar una respuesta, se tomaron una colina en el centro de Río y construyeron sus casas ahí con familiares y amigos.

Las favelas se masificaron en la década de 1940, cuando la industrialización hizo migrar a miles de obreros a la ciudad e instalarse de formas precaria en diferentes barrios de la ciudad. Con el paso del tiempo, ante la falta de atención del estado, los sectores más pobres fueron construyendo casas en las laderas de los morros de la misma manera que estos soldados. Así se constituyeron estas poblaciones como barrios de carácter precario. Las viviendas de frágil estructura, la construcción caótica, la falta de alcantarillado y servicios básicos sellaron su marginalidad. Y aunque las favelas se constituyeron también como lugares llenos de vida, con pequeñas escuelas, restaurantes, precarias canchas de fútbol y bares; las drogas marcaron el destino de muchas.

Los narcos se adueñan de los barrios

En los años 70, las favelas comenzaron a ser un problema más evidente. El negocio de las drogas permitió que las distintas bandas de delincuentes se armaran y dominaran muchos de estos barrios. El poder económico de estos grupos los convirtió en "benefactores" de la población,  pues ofrecieron servicios como luz eléctrica, TV cable, construcción de escuelas, entre otros. Mário Sérgio de Brito Duarte, quien fue Comandante-General de la Policía Militar del Estado de Río de Janeiro desde su experiencia comenta que donde hay una identidad colectiva, un territorio dominado, armas y economía, se genera una especie de subestado o Estado paralelo.

Pero junto a estos beneficios, se instaló la violencia armada y los enfrentamientos. Esto hizo que aumentara la situación de marginalidad de las personas que vivían en las favelas, difundiendo el miedo, promoviendo una imagen negativa de esos barrios y dificultando la intervención del Estado. Incluso en muchos barrios se instalaron las "milicias", grupos de policías mafiosos que se han tomado los territorios de las bandas narcotraficantes y actúan igual que ellas.

Los primeros intentos

La policía oficial enfrentó a los mafiosos por años, pero con un modo que se caracterizaba por el uso de la violencia, el abuso de la autoridad y el poco respeto a los habitantes de las favelas. 

“Tuvimos una política enfocada en la represión, lo que generó más conflictos y muerte. La policía no actuaba sobre la causa de la violencia, sino sobre sus efectos. Las armas en manos de los delincuentes, en tanto,  eran cada vez más potentes”, dijo el comandante de la UPP, el mayor Felipe Magalhães dos Reis. Los costos de esta “guerra contra las drogas” fueron altos y hubo muchas pérdidas humanas, reconoció.  Desde 1991 hasta el 2008, la policía registra la muerte de 2.000 agentes. Además  10.000 personas murieron en estos enfrentamientos con las fuerzas del orden. 

UPP: el nuevo plan de pacificación

“No había salida hasta que surgió la idea de crear la UPP”,  son las palabras de Magalhães dos Reis. Las favelas estuvieron por 40 años abandonadas por el Estado. Sin políticas públicas comunes, sin planes que pudieran hacerle frente al narcotráfico de raíz y regular la situación de marginalidad de las viviendas. Ante este escenario próximo deportivo: Copa de Fútbol y Juegos Olímpicos, Brasil finalmente decidió hacer algo al respecto. 

La presión de ser sede sirvió para forzar la implementación de un plan de pacificación de las favelas. Hablamos del caso de Río de Janeiro, que será ciudad sede de los Juegos Olímpicos. Alrededor de un tercio de la población de Río vive en 1.071 favelas, la cuales no se encuentran necesariamente en la periferia de la ciudad, sino integradas e incluso en la cercanía de los barrios más ricos de la ciudad. 

A fines de 2008, el secretario de Seguridad de Río, José Mariano Beltrame decidió, para pacificar los barrios más críticos en Río, inspirarse en el modo de lucha contra los carteles de droga en Medellín, Colombia y diseñó las Unidades de Policía Pacificadora (UPP)

El enfoque fue muy diferente esta vez. La misión principal es recuperar el territorio y llevar paz. ¿Cuál es el modus operandi? Primero la expulsión de las bandas por el BOPE (Batallón de Operaciones Policiales Especiales) y luego la instalación de un cuartel de UPP con patrullas permanentes en la favela, que garantice la seguridad del lugar. Una vez expulsadas las mafias e instaladas las UPP, comienzan las políticas sociales: inversiones en salud, educación, deporte y generación de ingresos para sus habitantes.

Este proceso, según Beltrame busca ser un nuevo modelo de seguridad pública y de vigilancia, porque promueve la cercanía entre la población y la policía en conjunto con un fortalecimiento de políticas sociales. Además, aunque el principal objetivo de las UPP no es eliminar el tráfico de drogas, por consecuencia los narcos han sufrido inevitablemente las consecuencias económicas del desarme de sus espacios de poder y negocio. 

Se trata además de recuperar esa relación quebrada y construir las nuevas bases de la relación entre el Estado y los habitantes de las favelas.

Éxitos inesperados:  'Favela Tours' e inmigrantes extranjeros.

El plan de las UPP ha sido generalmente considerado como un gran éxito. En estos casi 5 años de acción, han logrado disminuir las tasas de homicidio, subir el valor inmobiliario de las casas, generar un ambiente de seguridad, sensación de alivio, aumentar la escolaridad, entre otros. Todo porque se ha acompañado la expulsión de las bandas con políticas de rehabilitación de los espacios marginales en las favelas.

Un efecto inesperado de esta nueva estrategia, es que la nueva imagen de las favelas ha generado una atracción turística creciente y hoy están proliferando los Favela Tours. Por ejemplo: un agente de bienes raíces de una nueva agencia inmobiliaria de Vidigal, afirma que "Solía ser que decías la palabra 'favela' y la gente pensaba de inmediato: tráfico de drogas, ametralladoras, granadas, secuestros (...) Pero ahora, se dice 'favela' y se piensa en pacificación y buenas ofertas de casas. " Puede ser entusiasta creer que es algo generalizado, pero claramente si la política pública es exitosa, se logrará generar eso en el mediano plazo.

En una investigación a dos años de la implementación del programa, la antropóloga y  analista de las periferias urbanas de Río de Janeiro, Neiva Vieira da Cunha afirma que dentro de los aspectos positivos, es posible encontrar cifras concretas. Por ejemplo, la Secretaría de Seguridad Pública registró el aumento del 40% de asistencia escolar en las áreas ocupadas por la UPP, un aumento del 400% del valor de las viviendas y una caída significativa de los índices de violencia y criminalidad. El Instituto de Seguridad Pública detectó que el número de homicidios bajó en un 50% en 38 barrios de la ciudad.

También la pacificación de las favelas está atrayendo inmigrantes extranjeros. Como es el caso de habitantes del sur de Europa en Cantagalo, según explica Der Spiegel. Ante la crisis del euro, buscan nuevas opciones y con esto están contribuyendo a provocar un boom inmobiliario. Como el gobierno ha mejorado el sistema de cañerías y residuos y pretende legalizar muchas construcciones, estos lugares aparecen como las mejores alternativas.  Algunos incluso han convertido las viviendas en 'Bed&Breakfast' y han cuadruplicado su valor. Recordemos que muchas favelas tienen vistas y ubicaciones privilegiadas dentro de Río. Incluso Ronald Schill, ex senador de Hamburgo conocido como "Juez sin piedad" por sus fuertes sentencias, se compró una casa en Cantagalo. Ante esta realidad, el gobierno municipal de Río está promoviendo la inmigración, porque esperan que estos nuevos residentes contribuyan a prevenir el regreso de los narcos.  

Estos cambios logrados en las favelas además se amplían a toda la ciudad, considerando que es un paso para mejorar la integración de estos barrios y en cierta medida destensa las interacciones sociales. 

Mirando al futuro: La tarea pendiente

Como toda política pública, siempre hay complejidades en la implementación de un plan de esta envergadura. Con ánimo de mejorar este histórico proceso de revitalización social de las favelas hay algunos puntos que serían interesantes de considerar. Como dice Vieira da Cunha, "Los resultados de esa política aún tendrán que ser acompañados y debidamente evaluados para que pueda venir a consolidarse como una forma de intervención que presente resultados considerados positivos". 

La intervención de las UPP también han generado algunas externalidades negativas que incluímos en el recuadro y que plantean un desafío para las autoridades brasileñas. Sin embargo, los avances ya logrados han dado un giro positivo a la historia de las favelas de Río, cuyo clamor finalmente fue escuchado. 

LO QUE SE DEBE MEJORAR

- La pacificación de las favelas está generando una migración de las bandas de narcotráfico hacia la zona norte del país, la cual no está siendo atendida como debiera por el estado, lo que hace necesario implementar políticas de pacificación en todo el país. 

- El traslado de familias a otros sectores trae como consecuencia un desarraigo de personas que han habitado toda su vida en el lugar. Las causas pueden ser las malas condiciones de vivienda o el creciente costo que ha adquirido el terreno que habitan. En el primer caso, se trata de algo inevitable, porque las condiciones de vida son demasiado precarias para seguir prolongándolas. Ante esto sería bueno proponer  un acompañamiento de esos casos, donde se guíe a las personas en esta nueva etapa de vida. En el segundo caso, el New York Times critica, basándose en la experiencia del Morro da Providencia, que Río se está convirtiendo en un "patio para ricos".  Como solución a esto se propone que "sería mucho más rentable invertir en mejoras urbanas que las comunidades ayuden a formar a través de un proceso democrático participativo".

- Las opiniones de la ciudadanía son fundamentales para un proceso exitoso. Eliana Sousa Silva, asistente social y fundadora de las ONG Observatório das Favelas y Redes da Marécomenta que los habitantes no han sido incorporados a este proceso de pacificación." Souza cree que "los residentes deben ser incorporados al proceso de pacificación y deben volverse actores".  Si este es un sentir común, sería constructivo que los vecinos se organizaran generando peticiones de participación al Estado para ser involucrados en estas políticas, lo que contribuiría a una cultura urbana más íntegra y por lo tanto, las medidas tendrían mejores resultados aún. 

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
Jaime Cerón | 2013-06-01 | 01:53
3
Muy buen artículo, es bueno que por fin el gobierno brasileño haya tomado una medida con el fin de terminar con la mala imagen de las favelas.-

Una pequeña observación:
"Como toda política pública, siempre hay complejidades en la implementación de un plan de esta nevergadura."

Más que nada es en la última palabra, debiese decir "envergadura" =)
responder
denunciar
apoyar
Magdalena Araus | Colaboradora | 2013-06-03 | 08:37
0
Gracias Jaime! Creo que es el comienzo de una etapa importante para Río, donde se está asumiendo desde otra perspectiva el tema de la desigualdad en los espacios urbanos.

A todo esto... corregido el error!
responder
denunciar
apoyar
María Paz Salas | Colaboradora | 2013-06-01 | 13:23
1
Muy buenas las políticas adoptadas para intentar solucionar este problema.
responder
denunciar
apoyar
José María Jarry | 2013-06-03 | 13:39
2
Rio de Janeiro, además es sede de la Jornada Mundial de la Juventud en julio de este año, actividad de la Iglesia Católica que reunirá a millones de jóvenes en la ciudad brasilera :)
responder
denunciar
apoyar
Magdalena Araus | Colaboradora | 2013-06-03 | 16:48
0
Así es, creo que es otro gran evento donde habrá recepción de miles de jóvenes. La fuentes hablaban principalmente del deporte, por eso no le mencioné. Pero gracias por recordarlo!
responder
denunciar
apoyar
José Muñoz | 2013-06-03 | 19:35
0
Me encantó el articulo, siempre van a haber pros y contras en asuntos tan delicados como ese, no hay una solucion definitiva contra la delincuencia y menos contra el narcotrafico, pero almenos se ve un esfuerzo... algo es algo.
responder
denunciar
apoyar
Ignacio Quintana | Webmaster | 2013-06-03 | 20:07
2
Me encanto el primer parrafo...

Declarar y destacar los efectos positivos de organizar grandes eventos deportivos. Creo que Brasil, al igual que barcelona con las olimpiadas del 92, lograra mejorar su ciudad, su calidad de vida y presentarse a los ojos del mundo con la mejor de sus facetas.
responder
denunciar
apoyar
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.