Por una economía más justa y centrada en los valores
¡Comparte esta idea!
17.0K
personas vieron esto
AYÚDANOS A
LLEGAR A 20.000
Economía del Bien Común, Christian Felber, economía, bien común, valores, Balance del Bien Común

Propuso una economía centrada en el bien común. Hoy miles de empresas aplican su idea

Pragmático, con una lógica clara y muy seguro de que este sistema económico puede cambiar, Christian Felber recorre el mundo proponiendo una alternativa al capitalismo de mercado: la Economía del Bien Común. Estuvo en Chile, hablamos con él y esto es lo que tiene que decir.

Por Magdalena Araus @mmaraus | 2016-12-16 | 07:00
Tags | Economía del Bien Común, Christian Felber, economía, bien común, valores, Balance del Bien Común
Relacionadas

No viene a derribar el capitalismo, ni a imponer una visión, sino que a proponer una nueva manera de ver la economía, poniendo el bien común como el objetivo valioso. En medio de un mundo en que el dinero pasó de ser un medio a un fin enfermizo, Christian Felber quiere detener la máquina y tomar un nuevo rumbo. Su propuesta de la Economía del Bien Común (EBC) comenzó formalmente hace seis años y hoy ya reúne a miles de seguidores, despertando desde las bases hasta las máximas autoridades.

Felber plantea un sistema económico holístico, social y político, que busque el bien común a través de la cooperación. Para lograrlo propone un trabajo conjunto con las personas, las empresas y las políticas. ¿Les suena utópico? Bien, pues no lo es. En realidad es muy concreto.

A través de nuevos balances financieros en las empresas, la propuesta de leyes, la organización de comunidades y la educación, está impulsando una economía que hace mucho sentido en un mundo desigual y descontento con muchas deficiencias del sistema actual.

Su idea ha calado hondo en Europa y cada vez se expande más por el mundo. Son más de dos mil empresas y administraciones locales que se han adherido de forma oficial. Este año se conformó una asociación internacional para motivar a que las organizaciones realicen su Balance de Bien Común: una nueva manera de medir el impacto y el aporte de las empresas a la sociedad, que considera la dignidad humana, la solidaridad, la sustentabilidad, la justicia social y la participación democrática. A fin de cuentas, esta economía se construye en base a los valores intrínsecos, que fortalecen las relaciones humanas.

En Chile ya hay empresas que forman parte del movimiento (Proqualitas, Mundo de Virtudes y Cultiva). Recientemente, Christian Felber estuvo en nuestro país dando conferencias organizadas por la Economía del Bien Común Chile, el Ministerio de Economía, Pro Chile y el Congreso del Futuro. ¿Qué dice sobre su genial proyecto? En El Definido te contamos de qué se trata con su propia voz.

¿Qué es lo que más te incomoda del sistema actual?

"La confusión de fin y medio, la confusión de economía y crematística, y que como consecuencia no estemos enfocando el objetivo debido, sino otro equivocado. Que no estemos practicando la verdadera economía".

Es difícil ir contra un sistema que lleva tanto tiempo asentado, ¿cuáles son los pasos concretos para poder instalar la EBC?

"Son muchos pasos distintos. En todos los niveles, desde la persona hasta el Gobierno y en todos los ámbitos. Nosotros trabajamos con empresas, con municipios y con instituciones de enseñanza. Colaboran colegios, institutos, escuelas superiores, universidades, en la enseñanza, en la investigación, en la creación de una base científica sólida. Las empresas están realizando un balance, nadie puede decir que eso no funciona, porque está funcionando, hay 500 empresas. El próximo paso es promover leyes, gracias a grupos locales y pueden ser muchos más. En cada municipio teóricamente puede formarse un grupo local, una asociación".

Añade que los cambios deben comenzar a nivel local, desde las bases, las mismas personas, y luego ir escalando hasta las políticas públicas. Los municipios pueden incentivar a las empresas a seguir estas nuevas reglas, ofreciendo beneficios, la ciudadanía puede solicitar reformas a las leyes, etc. Eso es lo que hace también que el sistema no sea utópico, pues busca crecer desde abajo, y contagiando a cada vez más personas (hoy son 10 mil). Además, paralelamente considera el interés de las autoridades, que ya se deja sentir: ha sido invitado por la Cámara de Comercio en Chile, el Parlamento Europeo, el Comité Económico-Social Europeo, entre otros.

Entonces no hay un solo modo de implementar la EBC...

"La EBC tiene en total 20 piedras angulares, pero no son demandas, sino que la idea es que estas, en procesos participativos desde abajo hacia arriba, se debatan. Que se planteen alternativas y luego se voten midiendo la resistencia y que gane la propuesta que genera la menor resistencia en la población (…) La inteligencia de este sistema, que no es nuestro -solo lo hemos descubierto y lo aplicamos-, es que las propuestas extremas nunca ganan, porque se mide el dolor y gana la propuesta que genera el mínimo dolor posible, y es una desigualdad moderada. Por eso proponen procesos democráticos de las bases, porque los parlamentos no deciden de acuerdo con las preferencias de las personas".

¿Y cómo conciliar la amplitud de visiones en cada sociedad?

"El problema no es que tengamos opiniones diferentes, eso es necesario, todo el mundo tiene otra opinión, el problema número uno es que no comuniquemos de forma respetuosa, no importa lo que opines, lo respeto y no te agredo. Si estas interesado te doy mis argumentos, si no estás interesado no te trato de convencer, porque confío en un mecanismo de toma de decisión inteligente, silencioso (…) Algunas veces no vamos a salir con la nuestra, pero es la despedida del egoísmo, aquí no estoy para salirme con la mía, aquí estoy para escuchar a todos y luego tomamos la decisión y ya está. Es muy eficaz, es muy fácil, pero eso sí es una cuestión de aceptar de que somos también seres sociales y no los únicos en el mundo".

¿Estamos listos como sociedad para un cambio como este?

"La educación es clave, por eso proponemos contenidos de educación desde aprendizaje de emociones, comunicación, escucha interior, experiencia de la naturaleza y democracia. Holístico.

Si preguntas a la gente y le dices: acuérdate del momento más feliz de tu vida, con 300 personas, la respuesta, nunca jamás, nunca jamás, es algo con dinero. Solo exclusivamente con relaciones contigo mismo, aprendizaje, crecimiento; con otras personas, amor y parto; con naturaleza, playa, mar, montaña, salida del sol, etc.; y con el todo, con la experiencia espiritual. Y eso está en total sintonía con las distintas ciencias, de que el dinero es un valor extrínseco, igual que el poder y el éxito, y los valores extrínsecos, por mucho que se adoren, por mucho que se crea que satisfacen, no lo hacen.

La ciencia tiene unanimidad de que los valores extrínsecos no son capaces de hacer felices a las personas. Solo los valores intrínsecos. Eso no significa que no puede haber ilusión y autoengaño, hay mucho de eso… por eso la gente sigue corriendo tras el éxito, el dinero y el poder, pero gracias a la educación podemos preparar un poco mejor a las personas para que sean menos susceptibles".

Dices que con la EBC tendríamos abundancia y no austeridad, ¿por qué?

"Claro, porque la cooperación es más eficaz que la competencia y eso está científicamente probado, en el sentido de motivarnos, los seres humanos, de forma más fuerte. Y si todo el mundo, antes de preocuparse cuánto acaparo yo, se preocupa de qué puedo contribuir al todo, colaborando, pues entonces el resultado es mayor que cuando todo el mundo está actuando contra el otro, tratando de sacar el máximo beneficio propio. Eso está científicamente probado, desde la Teoría del Juego hasta la neurobiología: el cerebro está preparado para la compleja cooperación. Esto no impide que compitamos, podemos competir, pero es menos eficaz, porque crea un rendimiento menor".

¿Y qué has aprendido en todo este recorrido?

"A ver el conjunto, no excluir nada en el análisis y en el intento de entender el mundo. Es decir, en primer lugar, entender los motivos y los miedos de aquellos que se oponen al cambio. Incluir estas variables en la imagen completa para poder integrar en el grado máximo posible todo. Porque solo si se considera en el grado máximo posible todo, se puede llegar a la más sabia propuesta de cómo diseñamos la convivencia. Es la precondición de encontrar la mejor solución posible o la solución menos mala".

¿Conocías la Economía del Bien Común? ¿Crees que es una alternativa viable?

¿CÓMO TE DEJÓ ESTE ARTÍCULO?
Feliz
Sorprendido
Meh...
Mal
Molesto
ESTADÍSTICAS: APOYO A FRASES DE ESTE ARTÍCULO
Estas estadísticas sólo se le muestran a los usuarios que ya han dado su opinión con un click sobre alguna de las frases rojas destacadas en el texto del artículo.
Comentarios
* Debes estar inscrito y loggeado para participar.
© 2013 El Definido: Se prohíbe expresamente la reproducción o copia de los contenidos de este sitio sin el expreso consentimiento de nuestro representante legal.